Patrimonio familiar en riesgo por mal uso de vales y pagarés

La falta de una cultura jurídica acerca del manejo de pagarés y documentos que tienen valor como tales, ha dado lugar a que muchas personas pongan en riesgo su patrimonio familiar, al no recuperarlos después de que los firmaron y pagaron su deuda, lo cual los expone incluso a ser víctimas de fraudes fiscales, señaló el magistrado Apolonio Betancourt Ruiz, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia en Durango.

Al referirse a los procesos de carácter mercantil que se llevan a cabo en los juzgados del Tribunal, el magistrado puntualizó que entre estos se encuentran muchos casos de personas que distribuyen vales sin estar conscientes de que se trata de documentos de carácter legal con validez como pagarés y que manejados por personas o empresas con pocos escrúpulos, los pueden llevar a perder su  patrimonio.

Es necesario, añadió el magistrado, que todas las personas estén conscientes de que al firmar un pagaré o un vale, se establece el compromiso de pagar la cantidad que se adeuda en el plazo fijado en el mismo documento, así como del hecho de que los pagos que se realicen para amortizar el financiamiento deben anotarse en el reverso del vale, para que puedan tener validez jurídica.

Igualmente, también deben recuperar el documento firmado, una vez pagada la deuda, para proceder a su destrucción, pues de lo contrario se arriesgan a que les sea reclamado de manera legal el importe total que establece el documento, a pesar de que ya lo hayan cubierto.

Se trata de una situación que ya se ha presentado en algunos casos, en los cuales personas que se dedican a la distribución de vales han sido engañadas por algunas empresas, a tal grado que se ven presionadas de manera legal para pagar cantidades que incluso habían cubierto con anterioridad, pero que no fueron anotadas en el reverso del documento que firmaron, por lo cual no pueden demostrar que no tienen adeudos.

Ante esta situación, agregó el funcionario que debe impulsarse más una cultura jurídica en la población, para que tome las precauciones necesarias antes de firmar un documento que puede comprometer su patrimonio, y evitar tener que ir a las oficinas del Tribunal Superior de Justicia, para solicitar ayuda cuando las cosas ya se complicaron y es difícil encontrar una solución.