Paulina Darianne llegó a la edad de las ilusiones

  • En compañía de familiares y amigos cercanos

La inolvidable celebración dio inicio con una significativa ceremonia de acción de gracias en el Templo de San Felipe de Jesús, en donde la  linda jovencita Paulina Darianne Nájera Torres, dio gracias al Supremo por permitirle llegar a esta edad.

A la linda quinceañera la acompaño en este importante día su mamá, la Sra. María Elena Torres Venegas, quien se mostró muy orgullosa y le deseo lo mejor de la vida a su hija.

Como afortunados padrinos de la joven fungieron los señores Héctor Alonso Torres Venegas y Mayra Moncada, quienes prometieron ante Dios cuidar siempre de su bella ahijada y así mismo guiarla por el buen camino y siempre brindarle los mejores consejos para su bienestar.

Durante la misa el sacerdote celebrante le dedico un bonito mensaje a la jovencita, quien se mostró atenta y escuchó los consejos en los que se refirió al incondicional amor que Dios tiene para sus hijos, siendo este el principio que deberá regir su vida durante su etapa de juventud.

Al finalizar la ceremonia todos los asistentes abandonaron el recinto para dirigirse a una elegante recepción  en honor de la jovencita la cual tuvo lugar en el salón  “Durango Palace”, en donde el buen ambiente no se hizo esperar para familiares  y amigos los cuales  la pasaron de lo mejor durante la amena velada.

En esta ocasión para los invitados se sirvió una deliciosa cena  la cual  se hizo acompañar de algunas bebidas de sabores y ricos postres los cuales se prepararon para esta linda celebración. 

Después de la cena la guapa debutante pasó al centro de la pista  del salón para bailar su vals acompañada de sus chambelanes y damas de honor, con el cual deleitando a todos los asistentes con una hermosa pieza musical y un alegre baile sorpresa. 

Sin duda alguna Paulina Darianne, disfruto de todas las sorpresas preparadas especialmente para ella  en donde la  celebración transcurrió en medio de un gran ambiente que se prolongó hasta las primeras horas del día siguiente, convirtiéndose en un día inolvidable para  la guapa quinceañera.

¡Enhorabuena!