Pell admite que se encubrieron casos de pederastia de sacerdotes australianos

ARCHIVO - Foto de archivo, 31 de marzo de 2015, del cardenal George Pell en conferencia de prensa en la radio del Vaticano en Roma. Pell, uno de los funcionarios de mayor nivel del Vaticano fue citado para testificar este fin de semana en una audiencia p˙blica relacionada con abusos sexuales del clÈrigo en una inusual demostraciÛn que busca hacer responsables incluso a los principales arzobispos catÛlicos del esc·ndalo. (AP Foto/Andrew Medichini, File)

ARCHIVO – Foto de archivo, 31 de marzo de 2015, del cardenal George Pell en conferencia de prensa en la radio del Vaticano en Roma. Pell, uno de los funcionarios de mayor nivel del Vaticano fue citado para testificar este fin de semana en una audiencia p˙blica relacionada con abusos sexuales del clÈrigo en una inusual demostraciÛn que busca hacer responsables incluso a los principales arzobispos catÛlicos del esc·ndalo. (AP Foto/Andrew Medichini, File)

Sídney (Australia), 2 mar (EFE).- El cardenal George Pell, encargado de las finanzas del Vaticano, admitió hoy que se encubrieron los casos de pederastia en el seno de la Iglesia Católica australiana y lamentó no haber hecho más ante ellos.


En la década de 1980 existía “un mundo de crímenes y encubrimientos (en el seno de la Iglesia Católica). La gente no quería que se perturbara el status quo”, comentó Pell en el tercer día de comparecencias ante una comisión que investiga la respuesta de la institución religiosa a los abusos sexuales a menores.

El cardenal australiano, que no está acusado de pederastia, comparece por vídeo conferencia desde Roma por los abusos contra niños cometidos entre las décadas de 1970 y 1990 en las ciudades de Ballarat, donde nació y trabajó de sacerdote, y Melbourne, donde fue obispo auxiliar y arzobispo, ambas en el sur del país.

La sesión de hoy se centró en el papel de Pell como obispo auxiliar en la archidiócesis de Melbourne en 1987 y se le cuestionó sobre la forma en que afrontó las quejas contra el sacerdote pederasta Peter Searson, quien falleció en 2009.

Pell, quien ha asegurado que fue engañado por su entorno en relación a la magnitud de las ofensas de los sacerdotes pederastas, indicó que no fue informado adecuadamente o con la debida extensión sobre los casos de pederastia.

También declaró que en algún momento se sintió impotente ante la imposibilidad de poner fin a la carrera de Peter Searson, quien abusó de menores en parroquias de Melbourne en las décadas de 1980 y 1990.

Durante la sesión, que se prolongó una hora más, la abogada que asiste a la comisión, Gail Furness le dijo al prelado que le parece increíble que éste no supiera que el comportamiento de Searson merecía ser depuesto de forma inmediata.

Pell le respondió que “toda la historia de Searson es increíble” y “su encubrimiento es increíble”.

Antes, Pell lamentó no haber hecho más cuando escuchó los “desafortunados rumores” de los casos de abusos sexuales y físicos perpetrados por Edward Dowland, de los Hermanos Cristianos, en Ballarat a principios de la década de 1970.

“Lamento que no haya hecho más sobre ese caso”, acotó.

Hasta el momento, el prelado ha admitido los “enormes errores” cometidos en la respuesta de la Iglesia católica a las denuncias de abusos sexuales contra niños por parte de sacerdotes, pero ha negado tener conocimiento de los casos de pederastia que se cometieron en las parroquias donde él trabajó o estuvieron bajo su supervisión.

La delegación de las 15 familias y víctimas de abusos sexuales que viajó a Roma para escuchar el testimonio de Pell anunció que busca reunirse con el papa Francisco para que la Iglesia se comprometa a que nunca más se cometan abusos contra menores, según la cadena local ABC.

Pell expresó en un comunicado que se reunirá con las víctimas una vez que termine el jueves la ronda de comparecencias ante la comisión gubernamental australiana para interceder en su deseo de hablar con el papa.

Pero Philip Nagle, una de las víctimas que se encuentra en Roma, comentó que la delegación no quiere reunirse con Pell porque “nos ha dado la espalda”.(1)EFE