Inicio > Noticias > Internacional > Pena de 13 años de cárcel para padrastro de salvadoreña juzgada por abortar

Pena de 13 años de cárcel para padrastro de salvadoreña juzgada por abortar

San Salvador, 3 abr (EFE).- Una corte de El Salvador encontró culpable de violación y condenó este miércoles a 13 años y 4 meses al padrastro de la joven Imelda Cortez, juzgada por intento de homicidio al supuestamente abortar y absuelta en diciembre de 2018, informó a Efe un portavoz de una organización social.

Pablo Henríquez Ayala, de 71 años de edad, fue procesado en el Tribunal de Sentencia de la localidad de Usulután (este) por el delito de violación en menor e incapaz agravada y continuada en contra de la joven, proveniente de una zona rural del país centroamericano y de escasos recursos, indicó la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto.

El juicio contra Henríquez Ayala, al que se le decretó reserva total, comenzó el martes y concluyó este miércoles.

Según la organización, Henríquez violó a la joven desde que tenía 12 años, abusos por los que quedó embarazada y en abril de 2017 experimentó un “parto extrahospitalario”, por la que la Fiscalía la proceso por supuestamente intentar abortar.

Aunque el embarazo llegó a término y la hija de Cortez no sufrió ningún daño, el Ministerio Público acusó a la joven de intento de homicidio.

En El Salvador, las mujeres que sufren complicaciones del embarazo que dan lugar a abortos espontáneos y mortinatos son habitualmente sospechosas de haberse practicado un aborto, prohibido en todas las circunstancias.

El Salvador, Chile, Nicaragua, Honduras, Haití, Surinam, Andorra y Malta son los únicos países del mundo que mantienen una prohibición absoluta del aborto.

Desde 2009, la Agrupación Ciudadana para la Despenalización del Aborto ha logrado que 28 mujeres, acusadas de aborto, recobraran su libertad. Uno de los casos más emblemáticos es el de Teodora del Carmen Vásquez, quien fue condenada a 30 años de prisión por un aborto que no fue probado.

Vásquez dio a luz a un bebé muerto en 2007, después de sentir unos dolores repentinos y muy fuertes mientras estaba trabajando.

El Ministerio de Justicia de El Salvador conmutó en 2018 la condena de Teodora, pero no anuló la declaración de culpabilidad ni reconoció su inocencia. EFE

%d bloggers like this: