Peña Nieto promete a Veracruz un “aliado permanente” contra la inseguridad

México, 2 mar (EFE).- El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dijo hoy que Veracruz “tendrá un aliado permanente” en el Gobierno federal para combatir la inseguridad, después de que ayer fueran hallados once cuerpos en una aparente respuesta del narcotráfico al envío de agentes federales a ese estado.

En su primer evento público con el gobernador del oriental estado de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, Peña Nieto dijo que el Gobierno federal tiene la intención de “mantener una estrecha colaboración para hacer frente común, atender los varios problemas, las distintas inquietudes y todo lo que demanda la sociedad veracruzana”.

Durante la inauguración del Nuevo Puerto de Tuxpan y del Distribuidor Vial del Puerto de Tuxpan (Veracruz), el mandatario señaló que uno de los propósitos del Gobierno de la República es “darle la seguridad a todos los mexicanos”, y celebró la oportunidad de estrechar lazos con el gobierno estatal.

La aparición de once cuerpos en Veracruz, nueve hombres y dos mujeres, puso ayer de manifiesto el agravamiento de la violencia en esta región sumida en una grave crisis de seguridad y financiera.

Al filo de la medianoche del martes, los cuerpos fueron hallados dentro de un vehículo en el municipio de Boca del Río, con evidentes huellas de tortura.

Boca del Río, adyacente a la importante ciudad y puerto de Veracruz, es considerado bastión y centro de mando de Yunes, y la localidad es gobernada por su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez.

En un cartel supuestamente dejado por el crimen organizado al lado de los cuerpos se leía: “Desde este momento comienza la guerra. Guerra quieren, guerra tendrán”.

El mensaje fue interpretado como una posible advertencia al gobierno de Veracruz y al Ejecutivo federal tras el anuncio realizado horas antes sobre el envío de uniformados de la Gendarmería -cuerpo de elite de la Policía Federal- y del Ejército para combatir la violencia en el centro del estado, donde se registran 50 % de los homicidios con violencia.

“Tenemos claros los objetivos, quiénes son ellos, e iremos por ellos, por todo lo que representan con sus integrantes”, aseguró el secretario de Gobernación (Interior) del país, Miguel Ángel Osorio, al dar a conocer la medida.

En el inicio del Operativo Conjunto de Seguridad Pública, Yunes remarcó este miércoles que los once cuerpos no forman parte “de una guerra al gobierno del estado, sino un enfrentamiento entre cárteles del crimen organizado”.

Yunes lamentó ayer el macabro suceso, que calificó de “acto de barbarie”, pero minimizó la situación al afirmar que la pugna entre cárteles es una realidad en 25 de las 32 entidades federativas del país.

No obstante, reconoció un repunte de la violencia en su estado: “Desde el inicio del año se han recrudecido estos acontecimientos (violentos), y hemos tenido un número muy importante de homicidios vinculados” con el crimen organizado.

Yunes, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), asumió el poder en diciembre de 2016, y en el primer mes de la nueva administración se contabilizaron 100 asesinatos en Veracruz.

En enero se sumaron otros 102 homicidios, según los informes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Según el mandatario estatal, 70 % de los crímenes estarían relacionados con grupos criminales. EFE