Inicio > Noticias > Local > Pepena, la basura de unos, la riqueza de otros

Pepena, la basura de unos, la riqueza de otros

  • Recolección de desechos da trabajo y sustento a gran cantidad de familias
Fotos: Heber Cassio

Diariamente sacamos residuos orgánicos, inorgánicos, cosas podridas o que consideramos sin valor a la calle para que el camión de la basura pase a recolectarlos y creemos que esa es toda la historia, que ahí es donde termina esa tarea.

Pero no, toda esta basura pasa por un proceso de selección y de recolección con el fin de reciclar y aprovechar lo mayor posible los residuos que a nosotros o a nuestras familias simplemente no les sirven, pero esta tarea no podría ser llevada a cabo sin el arduo trabajo de muchísimas personas, que normalmente conocemos como pepenadores.

Todos los días en la ciudad de Durango se recolectan alrededor de 520 toneladas de basura que llegan a la planta de transferencia, ahí es recibida por los más de 230 pepenadores que se dedican a buscar cosas de valor entre la basura para de esta manera llevar un sustento a sus familias, esta tarea es importante ya que así se aprovecha al máximo todo lo que llega, el cartón es reciclado y llevado a plantas que lo reutilizan de nuevo, lo mismo pasa con las latas y a veces hasta las botellas de PET; pero no solo eso, sino que ayuda a que el relleno sanitario donde es transportada toda esta basura pueda tener más espacio y más tiempo para su desintegración.

 

Comienza la jornada

En la planta se tienen 3 turnos diferentes para esta tarea, el primero comienza a las 7:00 de la mañana y termina a las 12:00, posteriormente de 12:00 a 5:00 de la tarde y por último de 5:00 a las 10:00 de la noche, cada uno de los trabajadores ya tiene un lugar establecido dentro de la planta.

Los camiones comienzan depositando la basura atrás del lugar, ahí es donde se puede ver a muchísimos pepenadores buscando entre las montañas y montañas de basura algún objeto de valor o algo que se pueda vender o reciclar; esta basura pasa directamente al interior de la planta y se va transportando en bandas que la llevan hasta los camiones que la trasladan al relleno sanitario, a lo largo de todas estas bandas hay más pepenadores que van buscando y separando toda la basura en bolsas de gran tamaño, como de un refrigerador, este material ellos lo venden y se convierte en la ganancia del día.

“Las ganancias varían de cada persona, ya que una persona joven que tiene toda la energía para recolectar a comparación de personas mayores que también viven de esto, también normalmente las mujeres son muy buenas para recolectar y encontrar cosas de mayor valor, sin embargo a muchos de estos pepenadores les va mejor que en un trabajo por fuera”, mencionó Enrique Medina Robles, “Chino”, quien es el coordinador de los pepenadores en la ciudad y que ha estado trabajando en esto desde hace más de 10 años.

Como sabemos la basura contiene muchísimas cosas, pero la suerte es de quien la encuentra, “dentro de la basura se pueden encontrar desde joyas, dinero, relojes, lentes de buena marca, de repente si se ‘cuajan’”, mencionó.

 

Tranquilos por el Covid

Como sabemos, en estos momentos estamos viviendo una pandemia por el Covid-19, la cual trae graves consecuencias de salud en todo el mundo, por lo cual esta área podría ser una de las más vulneradas debido a toda la basura de personas enfermas que llega a la planta, por lo que Enrique Medina comenta: “Hasta el momento nadie se ha contagiado ni nada, nos dicen que estamos inmunizados y yo creo que sí, porque gracias a Dios ningún compañero ha tenido algún problema por esto, pero no estamos exentos a contraerlo, si llegara a tenerlo algún compañero creo que ahí sí tendríamos que tomar medidas más rígidas, pero hasta el momento estamos tranquilos”.

Cualquier persona puede entrar a trabajar aquí, ya que el compañero que pueda y quiera acercarse es bienvenido, en la planta hay personas desde los 16 años que por circunstancias extremas como el tener un hijo a temprana edad deben buscar un sustento para su familia, sin embargo, para que alguien sea aceptado se tiene que hacer un consenso entre todos los compañeros de la planta.

Tal vez sea superstición o sea realidad, pero todos los pepenadores se sienten inmunes ante diversos padecimientos, ya que a pesar de estar tan cerca de la basura en ocasiones les es complicado protegerse adecuadamente, ya que la prioridad para ellos es sacar el sustento, por lo que afortunadamente gozan de buena salud y las enfermedades no se hacen presentes.

 

 

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: