Perdidas mil hectáreas de avena y maíz

Las lluvias torrenciales que durante este año se han presentado en el municipio de Durango ya han cobrado serios daños a la agricultura local, que a la fecha reporta más de mil hectáreas de maíz forrajero y avena completamente perdidas, compartió Alfredo Santiesteban Escalante, titular de la Dirección de Desarrollo Rural Municipal.

El titular de la instancia aseveró que a falta todavía de cuantificar los daños han sido los poblados de Montes de Oca, El Arenal, Francisco Villa Viejo, Francisco Villa Nuevo y Navacoyán, entre otros ejidos que convergen en la zona donde los ríos La Sauceda y El Tunal se unen, los que han presentado un mayor grado de afectación en sus cultivos de maíz y avena.

En ese sentido el funcionario municipal reconoció que no hay recurso para atender a los afectados ya que la dirección fue heredada sin ningún tipo de presupuesto para este concepto de parte de la administración anterior, por lo que esperan que los montos pendientes del Fondo Nacional de Desastres desde 2015 puedan llegar pronto para ayudar a la población.

El entrevistado agregó que se está asesorando a los campesinos para que tramiten su seguro catastrófico ante la Sagarpa y pronto puedan recuperar lo que han perdido; “son personas que solo tienen esta forma de subsistir y si se quedan sin su producción no podrán salir adelante, de ahí la importancia de poder ayudarlos en el menor tiempo posible”, puntualizó.

Santiesteban Escalante mencionó que se emprenderá un programa de empleo temporal en obras de restauración de viviendas en las comunidades dañadas y en la capital, así como de reparación de caminos en coordinación con la Conagua, la SCT y la Sedeco, con el fin de que estas personas puedan acceder a una fuente de ingresos en lo que se recuperan.