Periodista mexicano detenido en EE.UU., becado en la Universidad de Michigan

Newsweek en español

Washington, 27 jul (EFE).- El periodista mexicano Emilio Gutiérrez Soto, quien estuvo detenido desde diciembre en un centro de detención de inmigración, se unirá a la clase de 2018-2019 del programa de becas para periodistas Knight-Wallace en la Universidad de Michigan, anunció hoy esa institución.

Gutiérrez y su hijo, Óscar, fueron liberados este jueves de un centro de detención de inmigrantes en El Paso (Texas), un día antes del vencimiento del plazo que un juez federal impuso al Departamento de Seguridad Nacional estadounidense (DHS, en inglés) para que emitiera los documentos oportunos que explicaran por qué se detuvo al periodista.

“Con tantos desafíos a la libertad de prensa, y en medio de una crisis en torno a la política de inmigración, es fácil sentirse impotente”, dijo la directora de programa de becas Knight-Wallace Fellowship, Lynette Clemetson, quien se reunió con Gutiérrez en abril.

Clemetson agregó que la liberación de Gutiérrez, quien llevaba preso desde finales del año pasado, es un “recordatorio” de que “todos podemos hacer algo” para cambiar las cosas.

Gutiérrez solicitó asilo en EE.UU. tras recibir amenazas de muerte relacionadas con sus reportajes en México, considerado el país más peligroso del mundo para los periodistas, después de Siria.

Wallace House se unió a numerosas organizaciones de periodismo incluyendo el Club Nacional de Prensa, Reporteros sin Fronteras y la Sociedad Americana de Editores de Noticias, para colaborar en apoyo de Gutiérrez.

“Wallace House, la Universidad de Michigan y la comunidad de Ann Arbor están entusiasmadas por recibir a Gutiérrez y su hijo mientras la familia trabaja para reanudar sus vidas en EE. UU. Y Gutiérrez tiene la oportunidad de volver a conectarse con el periodismo”, dijo Clemetson.

Mientras se encuentre en la Universidad de Michigan, Gutiérrez estudiará cuestiones relacionadas con la libertad y la seguridad de la prensa mundial.

Gutiérrez huyó a EE.UU. en 2008 tras recibir informes de que militares mexicanos estaban tratando de matarlo por sus reportes en el periódico El Diario, con sede en Ciudad Juárez, por lo que solicitó asilo político y tardó ocho años en obtener una audiencia.

Después de que hace un año un juez de inmigración rechazara su solicitud de asilo, en diciembre pasado el periodista y su hijo fueron detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y llevados a una estación de la Patrulla Fronteriza en El Paso para ser deportados, pero esta medida no se ejecutó porque su defensa solicitó una suspensión de emergencia.

Los procedimientos de deportación se iniciaron seis semanas después de que el periodista recibiera en el Club Nacional de Prensa de Washington el premio “Libertad de Prensa”, uno de los honores más importantes de esa institución. EFE