Periodistas árabes denuncian intentos de desinformación en el caso Khashoggi

El Cairo, 13 oct (EFE).- La Unión General de Periodistas Árabes, con sede en El Cairo, denunció hoy los “intentos de desinformación” ante el caso de la desaparición de su colega saudí Jamal Kashoggi, que lo calificó de “profundamente preocupante”.

La asociación manifestó su repulsa a “mantener en secreto el destino” del periodista, desaparecido tras entrar en el consulado saudí en Estambul el pasado día 2, e insistió en pedir a todas las partes relacionadas con el asunto que “desvelen todos los datos para garantizar la verdad y realizar una investigación íntegra e independiente en este sentido”.

Asimismo, pidió en un comunicado a sus colegas que traten “este caso grave con pura profesionalidad”, y de confirmarse si es un asesinato, como varios medios turcos y estadounidenses han apuntado, sería “un crimen horrendo” que requerirá que se sancione la parte que podría estar implicada en perpetrarlo.

Se trata de la primera reacción de un organismo árabe relacionado con la comunicación, el mismo campo en el que trabaja Jamal Kashoggi.

En la nota también apunta que la asociación ha resistido “todo tipo de restricciones sobre los periodistas”, ha luchado “contra las violaciones graves contra los periodistas árabes por los que varios están en prisiones, centros de desaparición forzosa y muchos son torturados”.

El Gobierno saudí negó hoy haber dado la orden de matar a Khashoggi, después de que circularan numerosas alegaciones sobre su posible asesinato.

“Lo que ha estado circulando sobre las órdenes de matarlo son mentiras y acusaciones infundadas contra el Gobierno del reino”, sentenció el ministro del Interior saudí, el príncipe Abdulaziz bin Saud bin Naif bin Abdulaziz, en un comunicado difundido por la agencia estatal SPA.

El diario oficialista turco Sabah informó hoy de que el reloj inteligente que llevaba Khashoggi cuando acudió al consulado parece ser la clave que revela el posible asesinato del disidente saudí, ya que las conversaciones fueron grabadas por el aparato y que no pudieron ser borradas por los saudíes, apuntó.

Ayer, el Washington Post reveló que el Gobierno turco había informado a funcionarios de EEUU de que dispone de grabaciones de vídeo y audio que demuestran que Khashoggi fue asesinado en el consulado de Arabia Saudí en Estambul.

En las grabaciones se muestra que el disidente fue detenido en el consulado por un equipo de seguridad, que después le mató y desmembró su cuerpo, según el diario, que cita como fuentes a funcionarios turcos y estadounidenses.

Khashoggi, antiguamente cercano a la monarquía saudí, se distanció de ella el verano pasado, cuando el actual príncipe heredero, Mohamed bin Salman, ascendió a posiciones de poder. EFE