Peso mexicano pierde valor por “aversión al riesgo” contra divisas emergentes

México, 27 mar (EFE).- El peso mexicano se depreció este miércoles frente al dólar estadounidense en 1,1 % por el retorno “de la aversión al riesgo” que hizo retroceder a las principales divisas de economías emergentes, dijeron analistas del Banco Base.

Los factores de este riesgo son la depreciación de la lira turca ante la desconfianza en las próximas elecciones locales, del rand sudafricano por la posibilidad de que al país se le retire el grado de inversión y del real brasileño por la pérdida de la confianza de que el Gobierno impulsará una reforma de pensiones.

A estos sucesos se les suma la reactivación de la preocupación sobre el crecimiento económico mundial global luego de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, reiteró que es necesario mantener una postura monetaria acomodaticia, señalaron los analistas.

Indicaron que el peso mexicano “es la moneda más líquida de toda Latinoamérica”, por lo que es usado para especular con otras divisas de otras economías emergentes, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero en Banco Base.

Y esto explica que el peso tenga pérdidas “aunque los eventos negativos en Turquía y Sudáfrica no tengan un efecto directo sobre la economía real de México”.

En la jornada, el dólar estadounidense se apreció en un 1,1 % frente al peso mexicano respecto a la jornada previa, para situarse en 19,31 unidades por billete verde, tanto a la compra como a la venta.

Y frente al euro, el peso mexicano alcanzó un mínimo de 21,58 unidades y un máximo de 21,81 unidades.

De esta manera, la divisa mexicana también se vio afectada por la publicación durante la jornada de indicadores poco favorables para México, destacaron los analistas del Banco Base.

Las exportaciones totales de México crecieron a una tasa anual del 3,5 % en febrero, su menor ritmo desde noviembre de 2018 al disminuir el ritmo de crecimiento de las exportaciones no petroleras, que avanzaron a un 3,8 % interanual, explicaron.

Los analistas apuntaron que este menor crecimiento en las exportaciones no petroleras tuvo como factor principal el sector manufacturero.

Y específicamente, las exportaciones automotrices, que crecieron a una tasa anual de 1,35 %, su ritmo menor desde octubre de 2016.

El secretario de Hacienda de México, Carlos Urzúa, dijo en una entrevista este martes que los ingresos del Gobierno Federal crecieron a una tasa anual de 2,6 % en el primer bimestre de 2019.

Urzúa también indicó que el gasto público no sufrirá recortes, sino que se harán “ajustes al interior” tras de una evaluación del ejercicio del primer trimestre.

El funcionario mexicano expresó su confianza en que la economía de México crecerá a una tasa anual del 2 % este año, aunque sus comentarios “no tuvieron un efecto observable sobre el tipo de cambio”, comentaron los analistas. EFE