Petrobras nombra a Ivan Monteiro como su presidente interino

Metro Jornal

Río de Janeiro, 1 jun (EFE).- El Consejo de Administración de la estatal brasileña Petrobras nombró hoy al director financiero de la petrolera, Iván Monteiro, como su presidente interino, en reemplazo de Pedro Parente, quien renunció este viernes tras las críticas a la política de precios de la compañía.

El anuncio lo hizo Petrobras a través de un comunicado de hecho relevante que envió a la Comisión de Valores Mobiliarios (CVM), informando la decisión de nombrar interinamente al ingeniero Monteiro para la presidencia de la estatal.

Antes de desempeñarse como director ejecutivo del Área Financiera y de Relación con los Inversionistas de Petrobras, Monteiro fue vicepresidente de Relaciones de Gestión Financiera entre 2009 y 2015 del Banco de Brasil, entidad donde también ocupó varios cargos a lo largo de su carrera.

Entre ellos se encuentran el de director ejecutivo de la Junta Internacional, superintendente comercial, gerente general en las sucursales de la entidad bancaria en Portugal y Nueva York, y director comercial, entre otros.

Monteiro, que desempeñará los dos cargos (presidente interino y director financiero) llegó a la estatal junto con el expresidente de Petrobras Aldemir Bendine, nombrado por la entonces presidenta Dilma Rousseff (2011-2016).

Investigado por la trama de corrupción brasileña a través de la operación Lava Jato, Bendine perdió su cargo pero Monteiro permaneció en la petrolera y trabajó durante los dos últimos años al lado de Parente.

Monteiro asumirá la presidencia interina de la estatal petrolera hasta que el presidente de Brasil, Michel Temer, anuncie al sustituto de Parente en Petrobras, que podría ser este mismo viernes.

Entre los nombres que se barajan para reemplazar a Parente está el del mismo Monteiro, quien tiene previsto reunirse este viernes con Temer para discutir su futuro al frente de la estatal.

Pedro Parente, renunció hoy a la presidencia de Petrobras, tras las críticas recibidas por la política de precios de la estatal, la cual impulsó una huelga de camioneros que dejó a Brasil al borde del colapso.

La protesta de los camioneros fue desatada por los continuos y fuertes aumentos del precio del combustible, que el Gobierno finalmente acordó reducir y congelar hasta fin de año, mediante subsidios que le costarán al Estado unos 9.500 millones de reales (2.540 millones de dólares). EFE