Piden a Ortega no hacer repliegue en Masaya, para evitar muertes en Nicaragua

Managua, 12 jul (EFE).- La Asociación Nicaragüense de Derechos Humanos (ANPDH) pidió hoy al Gobierno de Daniel Ortega no hacer la fiesta sandinista del “repliegue” en la ciudad de Masaya, para evitar más muertos en una crisis que ha cobrado al menos 351 vidas en Nicaragua.

“Como organismo de derechos humanos, hacemos un llamado al Gobierno, a la Policía, que cese cualquier hostilidad contra la voluntad del pueblo de Monimbó en Masaya, para evitar más derramamiento de sangre”, dijo el secretario ejecutivo de la ANDPH, Álvaro Leiva, a periodistas.

El “repliegue” es una fiesta anual del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que rememora el éxodo de miles de personas desde Managua hasta Masaya en 1979, para hacer creer a las fuerzas somocistas que había derrotado a los guerrilleros, pero en realidad se estaban reuniendo para la ofensiva que terminó por derrocarlo en julio de ese año.

La población de Masaya, en especial la del pueblo indígena de Monimbó, han advertido que boicotearán el “repliegue” si este llega a Masaya, como todos los años, pese a lo cual, el Gobierno insiste en su ejecución mañana viernes 13 de julio.

Leiva dijo temer que las “fuerzas combinadas” del Gobierno de Ortega realicen un ataque mortal en las próximas horas, para ingresar libremente la tarde del viernes en Masaya, una de las ciudades más castigadas con las agresiones gubernamentales.

Las declaraciones del activista fueron emitidas durante una ceremonia en Managua, en la que las embajadas de Francia y Alemania le otorgaron el Premio Franco-Alemán de Derechos Humanos 2018, por su apoyo a las víctimas de la crisis en Nicaragua.

“Este premio que recibimos, es un estímulo, no para la ANPDH, ni para sus promotores, es un estímulo para Nicaragua”, dijo Leiva.

La ANPDH es una de las organizaciones que más ha intervenido por evitar la violencia y pedir la libertad de los detenidos en el marco de la crisis política que azota a Nicaragua.

El reconocimiento fue otorgado hoy a la ANPDH por el embajador de Francia, Philippe Létrilliart, y la embajadora de Alemania, Ute König.

El país centroamericano está sumergido en la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra. EFE