Inicio > Noticias > Deportes > Piden a Tailandia que no extradite al futbolista bareiní y le libere

Piden a Tailandia que no extradite al futbolista bareiní y le libere

Bangkok, 23 ene EFE).- Una treintena de organizaciones pidieron hoy al primer ministro de Tailandia que libere a Hakeem Al Araibi, el jugador de fútbol bareiní reconocido como refugiado por Australia, detenido hace dos meses en Bangkok por una demanda de extradición.

Hakeem, que juega en el equipo regional australiano de fútbol Pascole Vale, llegó el 27 de noviembre a Bangkok procedente de Melbourne junto a su esposa para pasar la luna de miel cuando fue retenido en el aeropuerto a raíz de una notificación de Interpol, que fue retirada días después.

Las autoridades australianas otorgaron en 2017 el estatus de refugiado y un visado al futbolista, que fue miembro del equipo nacional de Baréin, y que había llegado al país oceánico en 2014 huyendo después de que le condenasen en rebeldía a diez años de prisión por daños en una comisaría.

La justicia tailandesa inició en diciembre el proceso para extraditar a Hakeem, quien niega las acusaciones que se le imputan, y asegura que fue torturado en 2012 por su participación en las revueltas de la Primavera Árabe y que teme que vuelva a serlo si es devuelto a su país.

En una carta, los firmantes -entre ellos, Amnistía Internacional, el Consejo para los Refugiados de Australia o el Centro Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos- urgieron al primer ministro, Prayut Chan-ocha, a instruir a su gobierno a respetar el estatus de refugiado del bareiní y permitir su regreso a Australia.

“Creemos que el rechazo a dejar ir a Hakeem dejaría en mala posición a Tailandia al demostrar su falta de respeto de los derechos de los refugiados, las leyes internacionales y estándares que prohíben la devolución cuando la persona está en riesgo de tortura y abuso”, indicaron en la carta.

Los firmantes instaron al gobierno tailandés a prestar al bareiní la misma asistencia que dieron este mes a la joven saudí Rahaf Al Qunun, de 19 años, que tras apostatar, huir de su familia y ser retenida en el aeropuerto de Bangkok, logró ser acogida como refugiada por Canadá.

Mientras, el gobierno de Australia aseguró haber trasladado su “profunda preocupación” por la situación de Hakeem y que trabaja con las autoridades del país asiático para encontrar una solución.

“Nos hemos asegurado de que el gobierno tailandés sea consciente, a todos los niveles, de la gran importancia que este asunto tiene para Australia”, dijo hoy la ministra de Exteriores, Marise Payne, a la cadena ABC.

“Estamos haciendo grandes esfuerzos para conseguir su regreso”, añadió Payne, quien abordó el caso en su visita a Bangkok de hace dos semanas

Tailandia no es signataria de la Convención de los Refugiados de la ONU de 1951 y ha sido criticada por enviar a refugiados y solicitantes de asilo a países donde se enfrentan a persecución e incluso a tortura.EFE

%d bloggers like this: