Piden evitar imposición de escuelas en la compra de uniformes

Los grupos parlamentarios del PAN y el PRD proponen reformas a la Ley de Educación en el Estado, para que se apliquen sanciones a las instituciones educativas que obligan a los padres de familia a comprar uniformes escolares con un solo proveedor, que por cierto no es de Durango, sino de Aguascalientes.

Al referirse a la iniciativa de reformas que presentaron los grupos parlamentarios, la diputada Mar Gracia Oliva Guerrero manifestó que es necesario que se apliquen medidas para terminar con las prácticas que se dan en algunas instituciones educativas públicas, cuyos directivos presionan y prácticamente obligan a los padres de familia a que le compren uniformes escolares a un determinado proveedor, sin darles la opción de buscar alternativas que les ofrezcan un costo más bajo, pues con toda claridad buscan favorecer a una empresa que se dedica a la confección de esas prendas y que ni siquiera tiene su talleres de producción en Durango, pues al parecer se encuentra en Aguascalientes.

Se trata de una actuación que además de afectar la economía de las familias va en contra de las disposiciones de ley que prohíben los monopolios en el país, pues la intención de favorecer a una empresa es muy clara, además de que los directivos de algunas instituciones tienen un manejo muy particular en el tema de los uniformes, pues cada año escolar cambian el diseño del mismo, con lo cual obligan a los padres de familia a realizar un gasto nuevo, ya que no pueden usar las prendas del ciclo anterior.

Además de esta situación, informan de los cambios en los uniformes con solamente dos o tres días de anticipación al inicio de las clases, lo cual impide que los talleres que se encuentran en esta ciudad y se dedican a la confección de esas prendas las puedan elaborar con suficiente anticipación, pero casualmente en ese momento ya hay un proveedor que las tiene en existencia,  aunque a un costo mayor en comparación con los que pueden ofrecer las empresas locales.

“Algunos padres de familia se han quejado de que tienen que comprar el conjunto del uniforme en 2 mil pesos, cuando el valor que tiene es de 1,100 pesos”, dijo la diputada, al señalar que como si todo esto no fuera suficiente, en algunas escuelas los directores no permiten que ingresen los estudiantes si el uniforme que portan no lleva el logotipo de la empresa que eligieron como proveedora.

Ante estas prácticas, que a todas luces van en contra de lo que establece la Ley de Educación en el Estado, los grupos parlamentarios mencionados proponen que se apliquen sanciones a las instituciones educativas que incurran en tales conductas pues perjudican lo mismo a padres de familia que a estudiantes, además de favorecer un monopolio en la proveeduría de uniformes escolares, para beneficio de una empresa que se lleva estos recursos a otra entidad, que es donde tiene sus instalaciones, concluyó la diputada Oliva Guerrero.