Piden periodistas freno a la violencia

Las distintas agrupaciones de periodistas en el estado hicieron un llamado a las autoridades para que se garantice el libre ejercicio de la labor informativa, así como se aplique la justicia y se castigue a los responsables de los asesinatos de periodistas que se han dado recientemente en distintos puntos del país.

Agrupados en la Plaza de Armas y con el apoyo de la Barra de Abogados, el Colegio Médico, el STAUJED y otras organizaciones de la sociedad civil los miembros de los medios de comunicación alzaron la voz en un llamado a los distintos órdenes de gobierno para que se frene la ola de violencia contra los periodistas, esto en relación a los asesinatos que han tenido lugar en Sinaloa y Veracruz.

Ignacio Mendivil Buenrostro, presidente del Colegio de Licenciados en Ciencias de la Comunicación (Colecc) indicó que a pesar de que en Durango las agresiones contra miembros del gremio son menores en comparativa a otros estados es fundamental que se tomen acciones previas para evitar el día de mañana estar condenando la muerte de algún miembro de los medios locales.

Expresó que dentro de las exigencias que hacen los trabajadores de la pluma, el micrófono y la cámara es que los diputados realicen una nueva ley de protección a los periodistas y que esta sea realmente efectiva; “no puede ser que en México haya más asesinatos que en países que están en guerra. No queremos más impunidad, ni amenazas ni acosos. En México nos están matando”, expresó.

Por su parte Víctor Montenegro, presidente de Periodistas y Profesionales de la Comunicación (Peproc) instó a las entidades gubernamentales a crear mecanismos eficientes pues ni las fiscalías especializadas ni los protocolos de seguridad han funcionado alguna vez; “esto es un extermino. De 2010 a la fecha se han perpetrado más de 100 asesinatos de compañeros de los medios”, aseveró.

En tanto Liliana Ortiz Marrufo, presidenta de la Asociación Mexicana de Mujeres Periodistas y Escritoras (AMMPE) capítulo Durango, agradeció la solidaridad que ha quedado de manifiesto de parte de todos los miembros del gremio informativo pues si el periodismo se ha vuelto una labor de alto riesgo para las mujeres el peligro es todavía mayor, por lo cual poner solución es algo urgente.