Inicio > Noticias > Policía > Planeación financiera permite iniciar año de buena manera

Planeación financiera permite iniciar año de buena manera

Enero es uno de los meses más complicados hablando de ahorro y organización, sin embargo, es crucial para poder salir de la cuesta con mayor facilidad, planear los pagos que se tienen que realizar, impuestos e incluso cumplir los propósitos de año nuevo, como la inscripción a un gimnasio, ahorrar para un viaje, o comenzar un plan de retiro, pues solo el 41.2% de los mexicanos tienen prevista esta etapa.

Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (2015) el 36.6% de la población lleva un registro de sus gastos y solo 44% tiene una cuenta de ahorro. De las personas que no tienen productos de ahorro o crédito, 50% manifiesta que sus ingresos son insuficientes.  Por ello, en los primeros días del año Rodrigo Iñiguez, director comercial de distribución independiente de Skandia México, recomienda: “realizar una planeación que permita administrar estratégicamente los ingresos y  así disfrutar de un 2020 financieramente sano”.

Para esto, el experto recomienda establecer categorías, priorizando el orden de pagos, así como los gastos por temporalidad  a través de un esquema trimestral, por ejemplo:

En el primer trimestre del año, una de las prioridades es el pago de impuestos y pendientes, o cuando menos avanzar en las deudas adquiridas en las festividades decembrinas, por lo que se recomienda dividir el ingreso en porcentajes, dando el primer lugar a las necesidades mensuales: comida, transporte, vivienda, etc., posteriormente impuestos y deudas, y finalmente, pero no menos importante, al ahorro. Se aconseja que sea, al menos, el 10% del ingreso mensual.

En esta parte del año, es importante aprovechar aquellos pagos en los que se realizan descuentos si se hace por anticipado, como la anualidad del gimnasio, el pago de seguros, pago predial, etc.

Adicional, si ya se cuenta con un plan de ahorro constante se debe tomar en cuenta la inflación y actualizarlo cada año. Esto permitirá tener una verdadera planeación financiera y cumplir la meta de ahorro de manera exitosa.

El segundo trimestre representa un reto ya que llegan celebraciones como el 10 de mayo y el día del padre, así como, el primer periodo vacacional, por lo que es importante planear con tiempo y no dejar al final compras o reservaciones.  El experto en finanzas recomienda, que de acuerdo a las necesidades de cada persona, se fije una cantidad o porcentaje a destinar para cada ocasión sin olvidar el ahorro.

De igual manera, llegan los beneficios fiscales de los Planes Personales de Retiro y las Cuentas Especiales para el Ahorro contratados en años anteriores.

En el tercer trimestre es muy importante considerar el gasto escolar si hay estudiantes, ya que se debe tener en cuenta útiles, colegiaturas, etc. También llega el verano, por lo que hay  que contemplar temporadas altas y los aumentos en impuestos por viajes, ya que el mayor endeudamiento por vacacionar se da en este periodo. Con una correcta planeación hasta este punto, seguramente no habrá necesidad de solicitar préstamos o adquirir deudas.

El cuarto trimestre representa la última parte del año, por lo que las metas poco a poco se han ido alcanzando, sin embargo, las festividades aumentan. La recomendación es que no  se destine más del 30% regalos, cenas, salidas, etc.

Es pertinente recordar que, también es una temporada en que existe un ingreso extra (aguinaldo, fondos de ahorro, cajas) por lo que si este pasado diciembre no hubo una correcta planeación es momento de que en el 2020 crezca el ahorro para poder cumplir con los proyectos económicos.

Aunque es bueno fijarnos objetivos a corto plazo, el experto hace hincapié en los beneficios de un ahorro mayor: “si se realizarán aportaciones constantes en una institución financiera en lugar de tener un ahorro informal, se podrían generar intereses, y así se lograrían metas más grandes y menos complicaciones económicas”.

%d bloggers like this: