Pocos puntos de tala clandestina en la entidad

Raúl Barraza Amstrong, presidente de la Confederación de Productores Forestales en el estado de Durango, comentó que son pocos los puntos de tala clandestina que se tienen detectados, en comparación por ejemplo con Michoacán, donde se tiene un alto índice en este problema, además de que solo el 10 por ciento de la venta se ve afectada por esa situación.

Una de las ventajas que destacó es que en cada ejido se tiene un comité de vigilancia, acreditado y capacitado por la Profepa, lo que permite a la comunidad involucrarse en esa problemática. Dijo que se ha mantenido la entidad en un nivel muy bajo, y reconociendo que hay lugares como las Barrancas de San Dimas donde se puede abarcar ese territorio con vigilancia.

En cuanto a la venta de madera, expresó que al momento no se han visto tan afectados, pues solo sería un 10 por ciento del producto el que se cotempla. En zonas colindantes con el estado de Chihuahua, cerca de Guanacevi, es en donde manifestó que pudiera verse una mayor afectación en las ventas, por las transacciones que se hacen con el estado vecino.

Cuando una persona es detectada haciendo venta, es detenida por la PGR para hacer una investigación sobre la procedencia del producto. En algunos casos por el tiempo que permanece este camión detenido la madera se pudre, por ello se ha buscado también un mecanismo en que no se pierda y puede ser donando a una organización de asistencia social.

Hasta el momento explicó que no se han dado sanciones penales, pero sí administrativas en coordinación con la PGR, por lo que se decomisa el producto y el vehículo para evitar que vuelvan a cometer ese ilícito.

Puntualizó que el perder un vehículo en el que se transporta la madera es un golpe suficiente para quien se dedica a cometer ese hecho.