Policía chilena desarticula banda y decomisa casi una tonelada de cocaína

Santiago de Chile, 28 nov (EFE).- La Policía de Investigaciones (PDI) de Chile desarticuló en el norte del país una banda de narcotraficantes que tenía en su poder 993 kilos de cocaína base y clorhidrato de cocaína, informaron hoy fuentes de la institución.

El operativo permitió además la detención de nueve miembros de la banda, que era liderada por una mujer y su hijo, ambos de nacionalidad boliviana, residentes en la localidad de Alto Hospicio, vecina a la ciudad de Iquique, capital de la región de Tarapacá, precisaron las fuentes.

La operación denominada “Conquistadores del Norte” requirió un año de investigaciones a la Fiscalía Regional de Tarapacá y a la Brigada de Antinarcóticos y Crimen Organizado (Brianco) de la PDI, explicó a los periodistas el subprefecto Guillermo Gálvez, jefe de la citada brigada.

“Se recuperó cerca de una tonelada de droga, entre cocaína base y clorhidrato de cocaína. Se detuvo a nueve personas, miembros de la organización y sus socios colaboradores”, indicó.

“La cúpula de esta organización eran una mujer y su hijo, que tenían como objetivo trasladar la droga hasta la Región Metropolitana (Santiago)”, añadió.

Ambos se encargaban de viajar a Bolivia para adquirir la droga, que era ingresada a Chile por la región de Atacama, donde era acopiada y posteriormente, madre e hijo, se la entregaban a traficantes de la capital chilena, señaló la PDI.

“En total se allanaron cinco domicilios de la comuna de Alto Hospicio, y la agrupación mantiene otras propiedades, que están siendo investigadas para ver cómo fueron obtenidas”, apuntó el subprefecto Gálvez.

La droga decomisada, 870 kilos de cocaína base y 123 kilos de clorhidrato de cocaína, fue valorada en 15.000 millones de pesos (unos 22 millones de dólares) y la Policía decomisó además 23 camionetas de alta gama, utilizadas para el transporte del narcótico, 15 millones de pesos en efectivo (unos 22.000 dólares) y 2.482 dólares estadounidenses.

Raúl Arancibia, fiscal regional de Tarapacá, dijo que los detenidos pueden afrontar una pena de al menos cinco años y un día de prisión, que aumentarán en el caso de comprobarse otras figuras penales, como asociación ilícita.

“Nos interesaban fundamentalmente la madre e hijo que eran los jefes de esta estructura, de ellos manteníamos antecedentes respecto a la actividad que desempeñaban”, añadió el fiscal.

Los detenidos pasarán este mismo miércoles a disposición del Juzgado de Garantía de Alto Hospicio. EFE