Policía controla motín en cárcel de Brasil donde fueron asesinados 9 presos

Televisa News

Sao Paulo, 4 ene (EFE).- La policía controló hoy un motín en la cárcel brasileña en la que el lunes fueron asesinados nueve presos durante un enfrentamiento entre bandas rivales, informaron fuentes oficiales, que descartaron nuevas muertes.

La rebelión tuvo lugar en el pabellón donde se encuentran los presos del régimen semiabierto de la cárcel Colonia Agroindustrial, en la localidad del Aparecida de Goiania, en el estado de Goiás (centro).

La Policía Militar envió a varios batallones hasta la prisión y consiguió controlar la rebelión, en la que no se registraron muertos ni heridos, según las primeras informaciones, aunque un preso consiguió huir.

El Gobierno de Goiás informó que los presidiarios del ala C intentaron invadir las instalaciones donde se encontraban los reos de bandos rivales, pero la acción estaba siendo controlada por el servicio de inteligencia, lo que permitió una rápida intervención de los agentes.

Los presos intentaron explotar una granada e intercambiar tiros, “pero las fuerzas policiales actuaron de forma enérgica para contener la situación”, señaló el comunicado del Gobierno.

La rebelión de este jueves se produce tan solo tres días después de que nueve reos murieran, dos de ellos decapitados y otros carbonizados, y otros 14 resultaron heridos en un enfrentamiento entre clanes rivales.

Brasil vivió en enero del año pasado uno de los episodios más trágicos de su historia carcelaria con sangrientas matanzas en prisiones de los estados de Amazonas, Roraima y Rio Grande do Norte, las cuales dejaron un balance de más de 130 muertos.

La peor masacre tuvo lugar hace exactamente un año en el Complexo Penitenciário Anísio Jobim (Compaj), en la ciudad amazónica Manaus, donde 56 presos murieron en una lucha entre facciones rivales, las cuales mostraron la gran influencia que tienen en el interior de las unidades y evidenciaron la inseguridad, el hacinamiento y las malas condiciones del sistema penitenciario brasileño. EFE