Policía de Nicaragua reporta tres nuevos muertos en últimas horas por crisis

Agencia EFE

Managua, 18 jun (EFE).- La Policía de Nicaragua reportó hoy tres nuevos muertos, un incendio en la vivienda de la madre de un diputado sandinista y el robo en la casa de un jefe policial, en el marco de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega.

Los fallecidos son los civiles Pablo Ramos Chavarría, 21 años; José Antonio Cruz Solís, 29 años; y Daysi Cornejo Jarquín, indicó esa institución en una declaración.

Según la versión policial, Ramos falleció ayer en el municipio de Jinotega (norte), luego de haber sido lesionado “con arma de fuego por grupos delincuenciales” cuando realizaba labores de limpieza de obstáculos en la vía pública, junto a pobladores.

En tanto, Cruz murió este lunes en el municipio de Diriamba (suroeste) cuando “grupos delincuenciales encapuchados, con armas de fuego, morteros” y que se desplazaban en una camioneta doble cabina realizaron disparos.

Mientras la mujer murió este lunes en el municipio de Estelí (norte) cuando “grupos delincuenciales”, que mantienen un tranque (bloqueo) en esa ciudad, “apedrearon a (un) motorista quien viajaba acompañado de su cónyuge Daysi Cornejo Jarquín, quien falleció instantáneamente producto de las pedradas”.

Asimismo, denunció que “grupos delincuenciales encapuchados, con armas de fuego, morteros y bombas molotov”, incendiaron la casa de habitación de María Verónica Morales, madre del diputado sandinista ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen), José Ramón Sarria Morales, sin víctimas.

Además, que esos mismos grupos “ingresaron de manera violenta a la casa de Roberto González Kraudy”, un jefe policial, donde “robaron menaje (bienes) de casa y otros artículos”.

Esa institución también denunció que esos grupos asediaron y atacaron la delegación municipal de Nagarote (noroeste).

La Policía Nacional calificó esos hechos como “actos terroristas” y se los atribuyó al “crimen organizado” que opera en Nicaragua “con armas de fuego, artesanales, morteros y bombas molotov”, que alteran el orden público, la paz y tranquilidad de los nicaragüenses.

Nicaragua está sumida en una crisis sociopolítica que según organismos humanitarios ha dejado entre 178 y 200 muertos, la más sangrienta desde la década de 1980, cuando Daniel Ortega también era presidente.

Las protestas contra Ortega, que lleva once años en el poder, y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas a la seguridad social, y se convirtieron en una exigencia de renuncia con acusaciones de abuso y corrupción.EFE