Inicio > Noticias > Local > Por violencia 10 por ciento de menores son retirados de su familia

Por violencia 10 por ciento de menores son retirados de su familia


La directora del DIF Estatal, Rocío Manzano Cháidez, dio a conocer que de cada 100 casos de violencia y abuso en contra de menores que se llegan a atender en el Centro de Justicia, hasta 10 por ciento de los niños son retirados de sus progenitores y trasladados a la Casa Hogar, para que sean atendidos y protegidos.

Tras el hecho sucedido en días anteriores en La Laguna, donde una pequeña de 5 años fue asesinada al parecer por su padrastro, existe la duda sobre si con el paso del tiempo sigue creciendo este tipo de hechos y hasta dónde se ha estado actuando por parte de las autoridades.

En este sentido, la directora comentó que existe un crecimiento en comparación a otros años, pero existe la duda sobre si este aumento se debe a que el maltrato se está ejerciendo por más familias, o si lo que ha crecido es la confianza y la cultura de la denuncia.

Y es que a decir de Manzano Cháidez gracias a la mancuerna que se realizó con el Centro de Justicia para Niñas, Niños y Adolescentes  y el DIF las personas tienen más confianza de acercarse a denunciar, ya que se sienten seguras, porque saben que existirá un seguimiento en sus casos, y se castigara como dicta la ley a quien delinca o violente la integridad física de los menores.

“Si bien el centro depende administrativamente y operativamente de la fiscalía, nosotros somos una parte muy importante porque vamos a defender al menor, a protegerlo y resguardarlo de cualquier peligro que llegue a correr, entonces nosotros estamos siempre presentes y las personas lo ven y se acercan”, aseguró.

Así, señaló que las denuncias han aumentado hasta en un 60 ó 70 por ciento, propiciando también que el centro se tuviera que ampliar a un segundo piso, para poder seguir brindando la atención a la ciudadanía; “lamentablemente y lo tenemos que decir, la mayoría de las denuncias si son por problemas, agresiones y violencia familiar, en distintas formas y grados, pero se da en el núcleo principal, padre, madre e hijos”.

Destacó que la parte que le corresponde a la dependencia no está enfocada en el castigo de los agresores, sino en la protección de los menores y en la reeducación de los adultos que así lo desean y lo permiten, asegurando que también en este sentido cada vez más son las personas las que sin dudarlo aceptan ser atendidos por los psicólogos que cuentan en el Dif y conforme pasa el tiempo los resultados son visibles.

Respecto a si los menores cuando suceden este tipo de hechos, son retirados de sus familias, informó que no, sino que tratan de que los niños sean reubicados con algún familiar consanguíneo que esté dispuesto a hacerse cargo de ellos y que pueda darles una buena calidad de vida, si esto no llegara a ser así entonces el sistema se hace cargo de ellos.

“Nosotros siempre tratamos de buscar algún familiar, porque ellos tienen derecho a seguir creciendo con su familia, con su gente, pero si esto no es posible o las condiciones no son las aptas y posterior a los trabajos que se hacen para reconstituir los tejidos sociales, esto no llega a ser posible, los trasladamos a Casa Hogar y se realizan los trámites correspondientes para darlos en adopción, pero esto es mínimo, hablamos de entre un 5 ó 10 por ciento de casos”, concluyó.