Poroshenko propondrá al Parlamento que imponga el estado de excepción

Agencia EFE

Kiev, 26 nov (EFE).- El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, anunció hoy que propondrá a la Rada Suprema o Parlamento que apruebe la imposición del estado de excepción tras el apresamiento este domingo de tres buques de la Armada ucraniana por parte de los guardacostas rusos en el mar Negro cerca de Crimea.

“Como presidente y como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania y en conformidad con la Constitución he decidido apoyar la propuesta del Comité Militar”, dijo Poroshenko durante la reunión del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa (CSND), según medios locales.

Poroshenko, que espera que la Rada apruebe rápidamente su propuesta, precisó que el estado de excepción no incluye obligatoriamente la movilización del Ejército, aunque agregó que “hay que estar preparados”.

También precisó que el estado de excepción no supone la introducción de cortapisas a los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos.

El secretario del CSND, Alexandr Turchínov, propuso que el estado de excepción esté en vigor durante 60 días con el fin de crear las condiciones para repeler una posible “agresión militar” y cualquier amenaza a la independencia e integridad territorial.

“Hablamos del peligro de una provocación no sólo en los mares Negro y Azov, sino también en tierra. Vemos los intensos preparativos de las unidades militares rusas que se encuentran cerca de nuestras fronteras norte, este y sur”, destacó.

Recordó que ésta es la primera vez que Rusia ataca abiertamente a Ucrania, ya que hasta ahora lo había hecho “secretamente” por medio de métodos de guerra híbrida.

Por su parte, el ministro de Exteriores ucraniano, Pável Klimkin, tachó el apresamiento de los buques ucranianos, en el que resultaron heridos seis militares, de “acto de agresión”.

“Ahora tenemos una agresión en territorio de Ucrania y también una guerra con Rusia en aguas neutrales”, comentó.

El Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) de Rusia confirmó en torno a la medianoche del domingo al lunes el apresamiento en la tarde del domingo de tres lanchas artilladas y un remolcador en aguas territoriales rusas y cuando realizaban “maniobras peligrosas”, algo que Kiev niega.

Ucrania mantiene que sus buques fueron apresados en aguas neutrales cuando regresaban al puerto de Odessa en el mar Negro del que habían partido en la mañana del domingo.

El FSB también admitió haber abierto fuego contra los buques ucranianos para obligarles a detenerse y agregó que sus guardacostas atendieron a los tripulantes ucranianos heridos y que “su vida no corre peligro”.

Ucrania ya había acusado esta mañana a una lancha guardacostas rusa de embestir a uno de sus remolcadores cuando este circunnavegaba esta mañana la península de Crimea.

Pese a las advertencias rusas, la flotilla ucraniana siguió su curso con destino al mar de Azov, motivo por el que las autoridades portuarios cerraron el estrecho de Kerch.

Rusia acusó a Ucrania de intentar provocar “una situación de conflicto en la región”, mientras la Cancillería ucraniana pidió a la comunidad internacional que condene las agresiones rusas.

La tensión en el Azov se disparó desde que Moscú inauguró en mayo el puente de Crimea que une la península con Rusia, tras lo que redoblaron las inspecciones de los buques ucranianos, lo que Kiev considera un bloqueo, de facto, de sus puertos en el Azov.EFE