Portavoz opositor sudanés acusa a “Hemedti” de querer ser el nuevo Al Bashir

Atem Simón Mabior

Yuba, 25 jun (EFE).- El portavoz del rebelde Movimiento Popular de Liberación de Sudán, Mubarak Erdol, asegura que el actual vicepresidente de la Juan Militar sudanesa, el general Mohamed Hamdan Dagalo, conocido como “Hemedti”, quiere sustituir al derrocado presidente Omar al Bashir.

Arrestado el 8 de junio durante la represión contra los opositores en Sudán y expulsado dos días después a Sudán del Sur, Erdol indicó en una entrevista con Efe en la capital sursudanesa que “‘Hemedti’ se considera a sí mismo una alternativa a Al Bashir y se presenta así ante el público”.

“No fue ‘Hemedti’ quien derrocó a Al Bashir, fue derrocado por una revolución popular, y por ello no podrá dirigir el curso de la revolución hacia donde él quiera”, afirma Erdol al recordar la caída el 11 de abril del hombre que gobernó el país durante los últimos 30 años.

El representante opositor señaló que “Hemedti”, el jefe de la Fuerza de Apoyo Rápido (FAR), intenta presentar a esta milicia devenida fuerza regular, contra la que pesan denuncias de crímenes de lesa humanidad, con “una imagen resplandeciente”, pero “todos saben que han cometido brutalidades y crímenes”.

Las FAR fueron acusadas de liderar el asalto al campamento de los manifestantes frente a la sede del Ejército el pasado 3 de junio y la represión en las calles de Jartum en los días siguientes, en los que fallecieron más de un centenar de personas, según la oposición, y 61 de acuerdo con el Gobierno.

“‘Hemedti’ cree que los asesinatos pueden desviar al pueblo sudanés de su meta de lograr sus aspiraciones revolucionarias, pero cuanto más mata, más avanza el pueblo sudanés”, afirmó.

Antes de su expulsión de Sudán, Erdol estuvo participando en las negociaciones entre la junta militar y las fuerzas opositoras para la formación de un Gobierno transitorio que quedaron interrumpidas tras el desmantelamiento de la acampada.

El político explicó que los generales retrasaron un acuerdo con la oposición y mostraron “una intransigencia injustificada”, luego desalojaron la acampada y, por último, detuvieron y expulsaron del país a Erdol y al secretario general y al vicepresidente del Movimiento de Liberación de Sudán, y cortaron el internet.

“Todos estos pasos demuestran que el Consejo Militar quiere hacerse con el poder”, aseguró Erdol.

En su opinión, los militares “creen que la revolución fue en contra del régimen (de Al Bashir) y no en contra de la opresión y el totalitarismo” e intentan retrasar el traspaso del poder a una autoridad civil.

El portavoz del sector del Movimiento liderado por Malek Eqar también consideró que las fuerzas y grupos opositores “carecen de un liderazgo unificado” y sólo disponen de un “comité de coordinación”.

Según Erdol, las diferencias en las filas opositoras debilitan su postura y es necesario “unificar el liderazgo para evitar la confusión” actual en el seno de la alianza Fuerzas de la Libertad y el Cambio, la principal representante de la oposición e interlocutora con la junta.

Afirmó que su movimiento “continuará la lucha”, tanto en el interior como en el exterior de Sudán: “Continuaremos nuestras alianzas y las ampliaremos para unir a todas las facciones opositoras al Consejo Militar”, dijo. 

“Seguiremos haciendo presión diplomática externa, en la Unión Africana y ante la comunidad internacional, y hablaremos con las partes que apoyan a ‘Hemedti’ para que sepan que su intervención no llevará a resolver la crisis”, afirmó. EFE