Presentación de Omar Alejandro

Por Yazmin G. Rivera

Rodeado de bendiciones y un sinfín de apapachos, fue como se vio en fechas anteriores el simpático pequeño Omar Alejandro López Esquivel, quien celebró tres añitos de vida, motivo por el cual sus adorados papitos, Martha Lucero Esquivel y Omar Andrés López, lo encaminaron hasta el altar del templo del Amor Misericordioso de Jesús para ser presentado como corresponde en su tercer aniversario de vida.

Seres queridos fueron testigos de este bendito acontecimiento, por lo que acudieron puntuales a la iglesia y elevaron sus oraciones en honor al chiquito.

Los encargados de otorgarle la vela y el rosario al lindo Omar fueron los dichosos Alma Delia Esquivel y Saúl García, los cuales con emoción prometieron a Dios estar siempre al cuidado de su ahijadito y guiarlo por el buen camino.

Durante el acto de fe los presentes pidieron por la felicidad y bienestar del presentado, además prestaron atención al mensaje divino y fueron exhortados por el sacerdote a seguir el camino correcto y tener fe en todo momento, a lo que los asistentes asintieron con fervor.

Al culminar la misa de presentación, el cumpleañero protagonizó una divertida fiesta, la cual fue organizada por sus entusiastas papitos y a la cual demás allegados asistieron gustosos y los hicieron acreedor a increíbles obsequios.

Entre los presentes estuvieron sus preciadas abuelitas, la Sra. Guadalupe Montes y la Sra. Rocío Galván, quienes contentas lo colmaron de besos y abrazos.  También lo felicitaron sus queridos tíos, Ana Laura, Fabián Flores, César Esquivel, entre otros.

Los invitados la pasaron de lo mejor entre un ambiente lleno de risas y mucha diversión. Un rico platillo al estilo mexicano y una sabrosa variedad de botana y dulces además de deliciosas bebidas refrescantes, fue lo que degustaron los invitados, sin faltar la tradicional rebanada de pastel.

Omar se vio sumamente contento y en todo momento recibió múltiples muestras de cariño, lo que hizo del día algo especial.

Muchas felicidades para el pequeñín por sus tres añitos de vida y presentación ante el Señor.