Presentan a nuevos voceros de la Arquidiócesis

Este viernes se dio a conocer por parte del arzobispo José Antonio Fernández Hurtado que después de 16 años de servicio al frente de la Iglesia como vocero el padre Víctor Solís Quiroga, conocido con el “Padre Batman”, dejará esta tarea para adquirir una nueva responsabilidad al frente de la parroquia ubicada en el municipio de Nuevo Ideal, quedando la nueva responsabilidad en Noé Soto y Émerson Cárdenas.

“He nombrado a los padres Noé Soto y Émerson Cárdenas, estrechos colaboradores en el área de la comunicación, especialistas en Filosofía, Sagrada Escritura y Ciencias Sociales, sé del aprecio al padre Víctor y espero que se abran las puertas para los padres que vienen, sin perder de vista que es para dar a conocer principalmente el Evangelio”, dijo el arzobispo.

Señaló que en la Iglesia la diócesis pastoral está compuesta por comisiones y cabezas que les toca dirigir ciertas áreas y hay cambios, “él terminó su tarea y va a estar como párroco en Nuevo Ideal”, la Arquidiócesis en Durango incluye más de 100 parroquias, en las que puede estar un sacerdote”.

“Yo con la gente que trabajé hace 20 o 30 años, que está a muchos kilómetros de aquí, la amistad no se pierde, la amistad perdura”, agregó.

Por su parte Víctor Solís expresó: “yo estoy cumpliendo 25 años como sacerdote, quiero decir que en la sociedad en la que vivimos no estamos acostumbrados, pero los cambios refrescan, son buenos, refrescan la vida del caminar de las personas, en la institución de la Iglesia, ésta es su dinámica, en ese criterio pastoral, en el diálogo con los superiores”.

Puntualizó: “hoy me toca a mí y con gran irrestricta obediencia, responsabilidad yo lo asumo, a ser un sacerdote en el medio rural, donde como en la ciudad hay gente con muchas necesidades, 16 años siendo una voz ética y profética, una riqueza de amistad que recojo y me la llevo”.

Más allá de cualquier especulación, que es normal en cualquier cambio, el “Padre Batman” expresó que se tiene que seguir siendo una Iglesia de puertas abiertas en comunión con el obispo y con disposición de recoger muchos frutos, haciendo frente a los desafíos que ahora se imponen, en el espacio de los medios de comunicación y nuevas tecnologías.