Presidente alemán recibe a ultraderecha antes de reunirse con Merkel y Schulz

الكتائب اللبنانية

 

Berlín, 30 nov (EFE).- El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, recibió hoy a los líderes parlamentarios del partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) antes de su cita clave con la canciller, Angela Merkel, y el líder socialdemócrata, Martin Schulz, para estudiar las posibilidades de formar gobierno.

Los dirigentes de AfD en el Bundestag (cámara baja), Alice Weidel y Alexander Gauland, entraron así por vez primera como invitados en la sede de la Presidencia, después de que en las últimas elecciones su formación lograra el 12,6 % de los votos y 92 escaños.

Su reunión con Steinmeier se enmarca en la ronda de contactos abierta por el presidente con todos los grupos, incluidos los que están descartados como socios por el resto del espectro parlamentario, después de que fracasaran las negociaciones de Merkel con liberales y verdes para formar gobierno.

Pero la cita clave de la jornada tendrá lugar justo después, cuando a las 20.00 hora local (19.00 horas GMT) acudan al Palacio de Bellevue -sede de la Presidencia- Merkel, Schulz y el líder conservador bávaro Horst Seehofer, aliado de la canciller alemana.

Es la primera vez que Merkel y Schulz se sientan a la misma mesa desde las elecciones del 24 de septiembre, cuando el Partido Socialdemócrata (SPD) obtuvo los peores resultados de su historia y decidió ir a la oposición para regenerarse, en palabras de su líder.

Sin embargo, la falta de consenso entre conservadores, liberales y verdes para formar un tripartito llevó al país a una situación inédita, con la ganadora de los comicios incapaz de formar un gobierno estable, a pesar de haber logrado el 33 % de los votos.

Steinmeier, socialdemócrata que fue elegido por consenso presidente del país el pasado febrero, hizo entonces un llamamiento a los partidos a reflexionar y asumir su responsabilidad y las presiones se centraron en el SPD, forzando a Schulz a, como mínimo, iniciar un diálogo con Merkel.

“No puedo decirles qué saldrá de esa conversación, pero sí asegurarles que abogaré por la mejor solución para nuestro país”, garantizó Schulz ayer en una reunión con la patronal alemana, donde coincidió con Merkel en que el país necesita “fiabilidad y estabilidad”, pero advirtió de que también precisa “cambio”.

Schulz ha avanzado que los resultados de las negociaciones, sea una nueva gran coalición o una fórmula para un gobierno en minoría de los conservadores apoyado desde fuera por los socialdemócratas, serán sometidos al voto de la militancia.

Hace cuatro años, la gran coalición recibió el aval del 75,9 % de los militantes socialdemócratas, pero el escenario ha cambiado tras unos comicios en los que se prometió no reeditar ese modelo y en las que el SPD obtuvo el 20,5 % de los votos. EFE