Inicio > Noticias > Internacional > Presidente argentino pide dejar el “esparcimiento social” para otro momento

Presidente argentino pide dejar el “esparcimiento social” para otro momento

Buenos Aires, 8 sep (EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, pidió este martes, en referencia a la crisis por la COVID-19, dejar “para otro momento” los encuentros sociales para divertirse, pocos días después de que Buenos Aires, gobernada por el opositor Horacio Rodríguez Larreta, autorizara abrir las terrazas de los bares.

“Tratemos de dejar para un tiempo más adelante los contactos para divertirnos, relajarnos y pasarla bien, porque es un momento muy difícil para hacer eso”, expresó el mandatario durante el lanzamiento, en una fábrica de la localidad bonaerense de Campana, de una nueva línea de producción de motocicletas de Royal Enfield.

Argentina ya ha superado las 10.000 muertes por COVID-19 tras casi seis meses de medidas de confinamiento, en un momento marcado por el temor al colapso sanitario en varios puntos del país y por la polémica apertura de terrazas al aire libre de los bares en la capital, con protocolos de seguridad, a pesar de la alta incidencia de contagios diarios.

Además, desde que comenzaron las restricciones en marzo pasado, que fueron prorrogándose hasta ahora, las calles han ido reflejando el cansancio de la población por las medidas, en un país que lleva más de dos años en recesión.

“Dejemos el tiempo del encuentro y el esparcimiento social para otro momento, porque no es este el tiempo”, remarcó Fernández, poco después de que este fin de semana se vieran multitudes de personas apostadas en las terrazas de los bares de la capital, que durante varios meses solo pudieron vender productos para llevar o enviar a domicilio.

La decisión del Ejecutivo de Rodríguez Larreta ya había hecho incrementar los roces con el oficialismo de la provincia de Buenos Aires -del mismo color que el nacional y del que depende el populoso alfoz de la capital-, que criticó la autorización para abrir este servicio en medio de la crisis.

“Entiendo que la vida cotidiana nos exige a animarnos a volver al contacto con el otro para poder trabajar y producir, y es una necesidad de muchos de nosotros, por lo tanto tratemos que esos contactos tengan que ver básicamente para poder producir y ganar el sustento diario”, consideró el presidente.

LLAMAR A LA “REFLEXIÓN”

Fernández, en su intervención, quiso llamar a la “reflexión” para que se entienda que el país está “muy lejos” de haber superado la pandemia.

“Todos los días tenemos que enfrentarla. En tiempos en que muchos se tientan en pensar que lo peor ya pasó, la verdad es que estamos en el medio de la pandemia, estamos peleándola día a día y necesitamos de todos”, señaló.

Es por eso que celebró como casi una “proeza” que la industria siga funcionando.

“Ver cómo los que emprenden, arriesgan y dan trabajo, los que trabajan y el Estado mancomunan esfuerzos para reconstruir una Argentina, que lamentablemente la encontramos en un estado muy difícil”, destacó, en referencia a su llegada al Gobierno, en diciembre pasado, tras el mandato de Mauricio Macri (2015-2019).

El presidente reconoció que el país superó “un primer escollo de esas dificultades” cuando se llegó a un acuerdo con los acreedores de deuda: “pero tampoco allí ha terminado el problema. Solo superamos un escollo que nos da mucha libertad para organizarnos en los años venideros, pero nos queda mucho por hacer para reconstruir el país que soñamos y que esencialmente nos merecemos”.

PRODUCIR CON CUIDADOS

En el acto de hoy en Campana se presentó el inicio de la producción de tres motos de Royal Enfield en la planta de rodados del grupo argentino SIMPA, que conlleva una inversión total de 700 millones de pesos (9,3 millones de dólares) y 100 puestos de trabajo nuevos.

También se anunció una línea de créditos del estatal Banco Nación para la compra de motos de origen nacional.

“Veo con mucha tranquilidad que hemos podido retomar en muchas fábricas el trabajo y que el virus no se expanda gracias a los cuidados y protocolos”, valoró el mandatario, convencido de que todos quieren que “la economía se mueva”, pero preservando la salud. EFE