Presidente de Camerún crea comité de desarme para solucionar crisis anglófona

Agencia EFE

Yaundé, 1 dic (EFE).- El presidente de Camerún, Paul Biya, ha creado un comité nacional de desarme, desmovilización y reintegración de excombatientes de zonas separatistas del noroeste, como “resolución pacífica de la crisis anglófona”, cuyo recrudecimiento en los últimos meses ha dejado decenas de muertos.

“Esta decisión del jefe de Estado es una prueba de buena voluntad para la resolución pacífica de la crisis anglófona”, consideró hoy en un comunicado el portavoz del Ejecutivo, Issa Tchiroma Bakary.

El comité, dependiente del primer ministro, será el responsable de organizar, supervisar y gestionar el desarme, desmovilización y reintegración de excombatientes de Boko Haram y de grupos armados de las Regiones del Noroeste y Suroeste (las dos anglófonas), según se explica en el decreto firmado por Biya y fechado ayer.

Biya, en el poder desde 1982 y que acaba de ser reelegido para un séptimo mandato, hizo de la “unidad nacional” uno de los pilares de su campaña.

En su discurso de jura de cargo hizo un llamamiento a los grupos armados de las zonas anglófonas a deponer las armas y volver al diálogo.

La denominada crisis anglófona -convertida en 2017 en un conflicto armado entre las Fuerzas Armadas de Camerún y grupos separatistas- se mantiene muy presente en el Camerún postelectoral, con episodios violentos en ambas regiones.

En el último año, cientos de personas han muerto como consecuencia de ataques violentos y enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas y las milicias separatistas, e instituciones como colegios han sido allanados.

La violencia y el miedo a la represión del Ejército impidió el pasado 7 de octubre a muchos ciudadanos de las regiones anglófonas ejercer su derecho al voto, con una participación inferior al 6 % en la región Noroeste y al 16 % en la región Suroeste.

Camerún fue colonia británica y francesa hasta 1960, cuando se independizó de ambas potencias e instauró un Estado federal que perduró hasta la celebración de un referéndum en 1972, que dio luz verde a su unificación.

El inglés y el francés son idiomas cooficiales y conviven junto a otras 250 lenguas nativas.

El actual conflicto comenzó en 2016, con manifestaciones y huelgas de profesores y abogados que exigían un uso igualitario del inglés en los tribunales y colegios y una mayor voz en el Gobierno. EFE