Presidente de Perú expresa “respeto irrestricto” a independencia de poderes

Lima, 11 abr (EFE).- El presidente de Perú, Martín Vizcarra, expresó este jueves su “respeto irrestricto” a la independencia de poderes en su país, tras la detención de su antecesor Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), investigado por un presunto caso de corrupción.

“En el caso de la detención preliminar del expresidente Pedro Pablo Kuczynski, frente al cual quiero expresar el respeto irrestricto a la independencia de poderes y a las investigaciones que viene realizando el Ministerio Público”, sostuvo en un mensaje televisado.

Vizcarra recordó que aunque anteriormente ha señalado que el uso de la prisión preventiva en su país “es en ocasiones excesivo”, espera “que las investigaciones sigan su curso bajo los principios de imparcialidad, legalidad y transparencia, garantizando al expresidente el derecho al debido proceso”.

Este fue el primer pronunciamiento de Vizcarra desde que Kuczynski, de 80 años, fue detenido este miércoles durante 10 días mientras se investiga un presunto lavado de dinero vinculado con el caso de corrupción Odebrecht.

Vizcarra fue vicepresidente de Kuczynski hasta que este dimitió en marzo de 2018 para evitar ser destituido por el Congreso dominado por el fujimorismo por sus vínculos con Odebrecht, por lo que le correspondió asumir la sucesión constitucional.

Según el documento de la decisión judicial que ordenó su detención preliminar, Kuczynski presuntamente recibió pagos por más de un millón de dólares de la constructora brasileña Odebrecht por asesorías simuladas.

El juez Jorge Luis Chávez, titular del tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, indicó que ese dinero supuestamente fue entregado en varios depósitos en forma de asesorías simuladas y tras un contrato que se firmó en 2005, cuando Kuczynski era ministro de Economía del Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

El documento agregó que Kuczynski supuestamente usó el dinero para cubrir gastos personales, entre ellos la compra de su lujosa casa en el distrito residencial limeño de San Isidro o el pago de tarjetas de crédito.

Mientras era trasladado a las oficinas de la Policía, Kuczynski publicó en Twitter que su detención “es una arbitrariedad” y que ha colaborado “absolutamente con todas las investigaciones y asistido puntualmente a todas las citaciones de las autoridades judiciales”.

Admitió, además, que enfrenta “un momento muy duro” pero remarcó que lo hará “con la entereza de quien solo tuvo el anhelo de tener un mejor país”.

Su abogado defensor, César Nakasaki, anunció que apelará la detención, que también se extendió a su exsecretaria Gloria Kisic y a su asistente José Luis Bernaola, y comprendió el allanamiento e incautación de sus inmuebles y oficina. EFE