Presidente de Protección Civil portuguesa investigado en campaña contra fuego

Lisboa, 19 sep (EFE).- El presidente de la Autoridad Nacional de Emergencia y Protección (ANEPC) portuguesa, Mourato Nunes, está siendo investigado como sospechoso por el escándalo relacionado con una campaña contra incendios, por la que ayer dimitió el secretario de Estado de Protección Civil, José Artur Neves.

El miércoles, la Policía Judicial (PJ) de Portugal practicó decenas de registros, entre ellos en despachos del Ministerio de Administración Interna y la Autoridad Nacional de Protección Civil.

En un comunicado divulgado hoy, la ANECP explicó que el presidente de esta institución,, que no ha presentado la dimisión, “no reconoce las imputaciones” de su participación en el supuesto caso de corrupción.

Avanzó que Mourato Nunes colaborará activamente con la Justicia, aunque ejercerá todos sus derechos en su defensa y para establecer la verdad.

El escándalo se desencadenó en julio pasado a causa de una campaña contra incendios que incluía un kit que se distribuía entre la población y que incluía bragas de cuello antihumo elaboradas con material inflamable.

Las autoridades sospechan que detrás de la campaña puede haber delitos de fraude en la obtención de fondos de la Unión Europea (UE), participación económica en negocio y corrupción, informó la Fiscalía portuguesa.

Días después de que se destapara el escándalo, se produjo la dimisión del adjunto de Neves, Francisco José Ferreira, que lideraba el Partido Socialista en Arouca, municipio del norte del país donde el secretario de Estado fue alcalde durante más de una década.

La prensa divulgó entonces que la Autoridad Nacional de Protección Civil había pagado 350.000 euros por los kits a dos empresas: Foxtrot Aventura, propiedad del marido de una alcaldesa de la provincia septentrional de Guimarães, y Brain One, cuyos dueños tienen adjudicaciones del Ayuntamiento de Arouca.

Tras ser declarado el miércoles sospechoso de forma oficial, Neves presentó su dimisión, que, dijo, obedecía a cuestiones personales. EFE