Presidente de Zimbabue aprobó intervención de ejército en protesta electoral

Harare, 27 nov (EFE).- El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, autorizó el despliegue e intervención del ejército en las protestas postelectorales del 1 de agosto en las que murieron al menos seis personas, según declaró hoy un exministro ante la comisión que investiga estos hechos.

El exministro de Interior Obert Mpofu, en el cargo cuando ocurrieron las protestas de la oposición en la capital tras los comicios generales del 30 de julio, admitió que fue Mnangagwa el que dio luz verde a la intervención del ejército, pero aseguró que las fuerzas de seguridad no son responsables de las muertes de los manifestantes.

Se trata de la primera confirmación oficial de que el mismo Mnangagwa, que era candidato en esas elecciones, que le acabaron dando la victoria, fue quien autorizó la intervención del ejército, aunque aún no haya sido establecido quién dio la orden de que los militares abrieran fuego contra la protesta.

Mpofu lo confirmó hoy ante la comisión de investigación, formada por siete miembros y presidida por el expresidente sudafricano Kgalema Motlanthe, y que inició su trabajo formalmente el pasado 16 de octubre.

El exministro relató que vio cómo la manifestación de los militantes del opositor Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), que salieron a la calle denunciando un posible fraude electoral y protestando por el retraso en la publicación de los resultados, se volvió violenta e informó al ministro de Defensa, quien fue el que consiguió la autorización de Mnangagwa de enviar refuerzos.

“El proceso llegó hasta el primero a cargo (Mnangagwa)”, alegó Mpofu, quien añadió: “Me llegó la respuesta autorizándome a enviar refuerzos”.

Sin embargo, el exministro negó que los militares fueran los autores de las muertes de los manifestantes y apuntó a “francotiradores” localizados en edificios de la ciudad.

Ayer fue el turno de declarar ante el comité del líder opositor y perdedor de las elecciones, Nelson Chamisa, quien negó que su partido, el MDC, estuviese detrás de la organización de las protestas.

“Debo decir para que conste que mis manos están limpias, mi conciencia tranquila y mi corazón puro”, dijo Chamisa, quien volvió a insistir una vez más en que las elecciones estuvieron amañadas para robarle la victoria.

Hoy ha sido el último día de toma de declaraciones de la comisión, que formó Mnangagwa en septiembre.

Las conclusiones de esta comisión de expertos serán entregadas en un informe al presidente el próximo mes, según explicó un portavoz de la misma.

Los comicios, que ganó Mnangagwa con el 50,6 % de los votos, fueron los primeros tras la independencia del país (1980) sin Robert Mugabe, quien dimitió de la jefatura de Estado de Zimbabue el 21 de noviembre de 2017, tras 37 años en el poder.

Su dimisión fue forzada por el ejército, que tomó el control del país y recluyó a la familia presidencial en su residencia durante varios días, aunque los altos mandos siempre negaron que se tratara de un golpe de Estado. EFE