Presidente rumano advierte de una catástrofe si Gobierno aprueba una amnistía

Bucarest, 29 nov (EFE).- El presidente de Rumanía, el conservador Klaus Iohannis, advirtió hoy de una “catástrofe” y “crisis sin precedente” para el país si el gobernante partido socialdemócrata PSD aprueba un decreto ley para una amplia amnistía penal que podría beneficiar al propio líder de esa formación, Liviu Dragnea.

“Este tipo de decreto, que se refiere a la amnistía y el indulto de algunos políticos, posiblemente sería una catástrofe para Rumanía”, dijo Iohannis ante la prensa, en referencia a unas declaraciones de Dragnea esta semana.

El líder socialdemócrata dijo este martes que ha pedido al ministro de Justicia, Toader Tudorel, elaborar un decreto ley para una amnistía antes de finales de año.

En caso de no cumplir esa orden, Dragnea dijo que la ejecutiva del PSD estudiaría la destitución del ministro.

Según la prensa local, el decreto podría ser presentado por el Gobierno en la segunda quincena de diciembre, para ser aprobado durante las Navidades o en enero.

Iohannis dijo hoy que la idea una amnistía sería “antirumana” y calificó a Dragnea como “delincuente”.

El líder del PSD, quien controla el Gobierno pero que por una condena por manipulación electoral no puede ser primer ministro, enfrenta actualmente otras investigaciones por corrupción.

Iohannis recordó hoy el decreto ley adoptado en enero de 2017 por el ejecutivo socialdemócrata que desató la mayor ola de protestas en Rumanía desde la caída del comunismo en 1989.

“Repito, este tipo de decreto generaría una crisis política sin precedentes en Rumanía”, subrayó el presidente.

Rumanía asume en enero próximo la presidencia de turno de la Unión Europea (UE) y está enfrentada a las autoridades comunitarias por varias medidas en materia judicial.

Bruselas considera que las reformas que propone Bucarest, que incluyen sustituciones de fiscales de la lucha anticorrupción, socavan la independencia de la Justicia de Rumanía, uno de los países más pobres y corruptos de la UE. EFE