Presidente surcoreano dice que los “tiempos de guerra” han quedado atrás

Sputnik Mundo

Moscú, 21 jun (EFE).- El presidente surcoreano, Moon Jae-in, afirmó hoy que los “tiempos de guerra” en la península de Corea “han quedado en el pasado”, en una intervención en la Duma, la Cámara de Diputados de Rusia.

“En la reunión de los líderes de Corea del Norte (Kim Jong-un) y Estados Unidos (Donald Trump) se anunció la desnuclearización plena de la península coreana y el fin de las relaciones hostiles”, dijo Moon ante los legisladores rusos, en el primer acto de su visita a Rusia.

Destacó que Corea del Norte “implementa medidas concretas para la desnuclearización plena, cierra sus polígonos para los ensayos nucleares y el lanzamiento de cohetes”.

Corea del Sur y Estados Unidos, señaló, “responden con medidas para disminuir la presión militar sobre el Norte, mediante una moratoria a los ejercicios militares conjuntos”.

“Para el Sur y el Norte de Corea, y para Estados Unidos, los tiempos de guerra han quedado en el pasado y ahora avanzamos hacia la paz y la cooperación”, dijo Moon, cuya visita a Rusia es la primera de un presidente surcoreano en 19 años.

Añadió que el establecimiento de la paz en la península coreana “conducirá a la activación de la cooperación económica intercoreana y ampliará la interacción trilateral con Rusia”.

“En estos procesos de cambios acelerados la asistencia y el apoyo activo de Rusia serán de gran ayuda”, dijo el presidente surcoreano, que mañana se reunirá con su homólogo ruso, Vladímir Putin.

Esta previsto que durante su encuentro, los presidentes ruso y surcoreano traten esta cooperación trilateral en áreas como el transporte por ferrocarril o el suministro de electricidad y gas.

Moon también se reunirá con el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev.

El presidente surcoreano completará su visita a Rusia el próximo sábado en la ciudad de Rostov, donde antes de emprender el regreso a Seúl presenciará el partido del Mundial de Rusia que ese día disputan las selecciones de Corea del Sur y México. EFE