Prevén menos consumo de carne por Cuaresma

  • Ventas suelen caer hasta 30 por ciento durante la temporada

Por: Andrei Maldonado

Tradicionalmente la comercialización de carne roja suele caer hasta 30 por ciento durante  la temporada de Cuaresma, situación que los industriales de este sector esperan se repita este año pese a los cambios en las tradiciones.

Carlos Segovia Mijares, empresario del ramo cárnico, aceptó que se trata de una temporada donde los ingresos disminuyen, sin embargo al ser algo cíclico los empresarios se preparan con tiempo y ya no resienten los efectos; incluso han percibido que en comparación a años anteriores la diminución ya no es a tal grado, pues anteriormente la baja en el consumo de carne de res y puerco en estas fechas era de un 40 por ciento.

Consideró que no se trata de que la gente ya no siga una fe o que haya abandonado la espiritualidad, sino que más bien se ha hecho práctica y respeta la fecha sin seguir los dogmas; “la gente ya no deja de consumir carne como tampoco corre a consumir más pescado, es por eso que a nosotros ya no se nos disminuyen las ventas como ocurría todavía hace unos 10 años”, puntualizó.

El entrevistado aseveró que las bajas ventas solo se registran los días jueves y viernes santos en los cuales incluso se les da el día a los trabajadores pues no hay casi clientes, pero esto se recupera el sábado de gloria, por lo que no se puede hablar de pérdidas significativas; “es un factor a favor porque a final de cuentas nos permite seguir dando empleo y teniendo ingresos”.

Aprovechó para comentar que enero cerró favorable para los comerciantes cárnicos ya que el cerdo se mantuvo con los precios que se venían dando el año pasado por el tema de la oferta y la demanda, ya que es un mes en el que normalmente este producto no sube de valor; por otro lado la carne de res sí presentó un alza en comparación a diciembre de hasta un 10 por ciento.

Destacó que el principal punto en contra con el incremento en el costo del diésel para su sector es el aumento en el precio de los fletes, puesto que la mayor parte del producto se importa de otros estados; sin embargo, y pese a lo complicado que se vuelve la logística, los distribuidores de carne en Durango se comprometieron a no subir los precios durante el primer trimestre del año.

Segovia Mijares agregó que las abastecedoras de vendedores locales ya han comenzado diálogo con los mayoristas para mitigar las alzas en estos tres primeros meses en carnicerías locales para con esto evitar que los precios se disparen; “sabemos que todos los productos tendrán un alza de entre el 20 y el 30 por ciento, por eso queremos mitigar el impacto en la población”.