Primer ministro de Francia llega a Canadá para tratar sobre comercio y África

Toronto, 12 oct (EFE).- El primer ministro francés, Manuel Valls, llegó hoy a Canadá en una visita oficial de dos días centrada en las relaciones comerciales entre el país norteamericano y la Unión Europea (UE), así como temas de seguridad en África.


Poco después de llegar hoy a Ottawa, Valls fue recibido por el gobernador general de Canadá, David Johnston, que ejerce como jefe de Estado en representación de la reina Isabel de Inglaterra, en su residencia oficial en la capital.

Posteriormente, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, mantuvo una cena de trabajo con Valls.

El jueves, Valls visitará el Parlamento canadiense, donde se realizará la ceremonia oficial de bienvenida, y posteriormente mantendrá otra reunión con Trudeau.

En la agenda de la reunión se encuentra como tema prioritario el acuerdo de libre comercio entre Canadá y la UE, conocido como CETA, que ha sido negociado por Ottawa y Bruselas pero que todavía tiene que ser ratificado por los países europeos.

El acuerdo, que ha sido presentado por las autoridades canadienses como el primer acuerdo de libre comercio del siglo XXI entre dos economías avanzadas, está atascado por el rechazo que algunas de sus cláusulas han provocado en sectores europeos.

Valls también quiere tratar con Trudeau el compromiso canadiense de destinar 600 soldados a misiones de paz en África, un continente en el que Francia tiene desplegados miles de soldados en zonas de conflicto.

Precisamente, hoy se supo que Canadá negó inicialmente la entrada al país del eurodiputado francés de los Verdes José Bové, quien llegó en la noche del martes a Montreal para participar en varios actos en contra de la ratificación del CETA.

Las autoridades fronterizas canadienses comunicaron a Bové que debía abandonar hoy el país por razones que no explicaron pero que parecen estar relacionadas con condenas del eurodiputado francés durante unas protestas antiglobalización a finales de los noventa.

Pero tras las protestas de organizaciones sociales y grupos políticos, las autoridades canadienses cambiaron su decisión y comunicaron a Bové que podrá permanecer en el país una semana para participar en los próximos días en una conferencia en la provincia de Terranova y Labrador.

Tras su reunión de mañana en Ottawa, Valls y Trudeau viajarán a Montreal donde los dos gobernantes mantendrán una comida con el primer ministro de la provincia francófona canadiense, Philipe Couillard.

En Montreal, Valls también se reunirá con el nuevo líder del Partido Quebequés (PQ), Jean-Francois Lisée, quien fue elegido el domingo para dirigir el partido que aboga por la soberanía de Quebec. EFE