Inicio > Noticias > Internacional > Primer ministro iraquí pide tiempo a los manifestantes y censura asesinatos

Primer ministro iraquí pide tiempo a los manifestantes y censura asesinatos

Bagdad, 27 jul (EFE).- El primer ministro iraquí, Mustafa al Kazemi, aseguró hoy en respuesta a las manifestaciones de anoche que su Gobierno, en el poder desde mayo, necesita más tiempo para solventar los problemas del país y condenó la muerte de dos asistentes a las protestas en choques con las fuerzas de seguridad.

“Desearía que hubiera una solución mágica, pero desafortunadamente años largos de sabotaje, corrupción y mala gestión no se resuelven en un día y una noche. No es justo pedir a un Gobierno que sólo lleva dos meses en el poder que pague la factura del saqueo y robo cometidos por gobiernos anteriores”, dijo en un discurso televisado.

La pasada madrugada, dos personas murieron y otras doce resultaron heridas en choques con las fuerzas de seguridad iraquíes en Bagdad, donde decenas de manifestantes protestaron por la falta de suministro eléctrico y los cortes de agua potable en la capital iraquí.

Al Kazemi, que tomó posesión tras la dimisión de su predecesor en medio de una fuerte oleada de protestas para pedir más servicios básicos y menos corrupción, defendió que manifestaciones como la de anoche son un “derecho legítimo” y recordó que las fuerzas de seguridad no tienen permiso para disparar contra los participantes.

“Cada bala que apunta a nuestros jóvenes y nuestro pueblo mientras reclaman sus derechos es una bala dirigida a nuestra dignidad y principios”, sentenció el dirigente, al agregar que se ha abierto una investigación sobre los sucesos de anoche y recibirá un informe sobre ello en un plazo de 72 horas.

Desde un primer momento, Al Kazemi se mostró a favor de las protestas y prometió escuchar y cumplir las demandas de los manifestantes, así como investigar y llevar ante la justicia a los responsables de las más de 600 muertes que se han registrado desde el pasado octubre.

Después de décadas de guerra, Irak, que produce alrededor de 4,5 millones de barriles de petróleo diarios, es incapaz de garantizar el suministro eléctrico a su población por el precario estado de la infraestructura y los ataques terroristas, así como por la corrupción y sobornos en el sector energético del país. EFE