Primer ministro islandés convoca comicios anticipados tras ruptura coalición

Copenhague, 15 sep (EFE).- El primer ministro islandés, Bjarni Benediktsson, anunció hoy que convocará elecciones anticipadas, las segundas en un año, después de que uno de los socios de gobierno abandonara la coalición por un escándalo que afecta al jefe del Ejecutivo de centroderecha.

Medios islandeses revelaron ayer que Bjarni Benediktsson, en el poder desde enero, encubrió que su padre había enviado una carta a las autoridades recomendando que le fuera eliminado el historial criminal a un amigo condenado por abusos sexuales contra su hijastra menor de edad.

En Islandia existe un procedimiento legal por el que personas que han cumplido condenas por delitos graves pueden ver “restituido su honor” si cumplen varias condiciones, entre ellas contar con una carta de recomendación de otras personas, lo que le permite por ejemplo presentarse a elecciones o ejercer la abogacía.

“No había motivo para una decisión tan apresurada”, declaró en rueda de prensa el primer ministro, quien sostuvo que con la pérdida de la mayoría tras la salida del centrista Futuro Brillante no ve otra solución que convocar elecciones “lo más rápido posible”.

El jefe del Ejecutivo islandés mostró su preferencia por que se desarrollen en noviembre, justo un año después de las anteriores, celebradas antes de tiempo por la dimisión de su predecesor en el cargo luego de revelarse su vinculación con los papeles de Panamá.

El debate sobre esa figura legal estuvo de actualidad en Islandia a principios de verano al conocerse que un abogado, que había cumplido una condena por abusos sexuales a varias niñas, se había beneficiado de ella y regresado a la abogacía.

Las críticas fueron sobre todo contra la ministra de Justicia, Sigríður Á. Andersen, y aumentaron cuando se supo que ese caso no era único y, más tarde, tras intervenir una comisión parlamentaria, que el padre del primer ministro había escrito una de esas cartas.

Sigríður Á. Andersen admitió además que había informado a Bjarni Benediktsson del caso en julio pasado.

“Fue un shock para mí cuando lo supe, nunca habría firmado una carta de esas ni defendido ese tipo de acciones”, aseguró el primer ministro, que se encontraba en una situación “difícil” y mantuvo la confidencialidad sobre el caso porque se había usado el mismo proceso en otros precedentes.

“Hemos aprendido que esta ley no se ajusta a los valores modernos. Los diputados hemos fracasado”, dijo Bjarni Benediktsson, que reiteró su intención de que sea abolida a corto plazo.

El Partido de la Independencia, tradicional dominador de la política islandesa y ganador de los comicios, Futuro Brillante y el también de centro Partido Reformista cerraron en enero una coalición de gobierno tras dos meses de negociaciones y cuatro intentos que involucraron distintas variaciones.

La coalición controlaba 32 de los 63 escaños del Parlamento, cuatro de ellos de Futuro Brillante. EFE