Primera condena contra miembro de la campaña de Trump en la trama rusa

Javier Bocanegra

Washington, 7 sep (EFE).- George Papadopoulos, exasesor de la campaña electoral del ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se convirtió hoy en el primer exmiembro del equipo del mandatario en ser condenado en el marco de la trama rusa.

Papadopoulos fue sentenciado este viernes en una corte federal en Washington a dos semanas de prisión por haber mentido al Buró Federal de Investigaciones (FBI), además de a un año de libertad vigilada, una multa de 9.500 dólares y 200 horas de trabajo comunitario.

“La gente me señala y se burla, Estoy terriblemente deprimido. (…) Esta investigación tiene implicaciones globales y la verdad importa”, aseguró este viernes Papadopoulos ante el juez Randolph Moss, recogieron medios de comunicación locales.

Su abogado, por otra parte, apuntó que “el presidente de EE.UU. ha hecho más por impedir esta investigación que lo que haya hecho George Papadopoulos”.

Tras la sentencia, el propio presidente reaccionó en Twitter quitando importancia a la condena y afirmó que “no hay coordinación (entre su campaña y el Kremlin)”, por lo que consideró esta jornada como “un gran día para EE.UU.”.

Antes del fallo, Trump se había desvinculado del condenado y había asegurado que no lo conocía.

Aunque la defensa de Papadopoulos había tratado de evitar un castigo que implicara una estancia en prisión, el juez federal del caso creyó apropiado que afronte catorce días en la cárcel, una sentencia acorde a los parámetros que había reclamado la fiscalía especial de la trama rusa.

Los abogados del fiscal especial Robert Mueller habían propuesto al tribunal que la condena estuviera por debajo de seis meses de prisión con una multa máxima de 9.500 dólares, algo que finalmente se ha cumplido.

El equipo de Mueller hizo esta recomendación después que el exconsejero de política internacional de Trump acordara en octubre pasado colaborar con la fiscalía, convirtiéndose en el primer investigado de la trama en acercarse a los investigadores para evitar una sentencia mayor.

Así, Papadopoulos admitió que había mentido al FBI en enero de 2017, cuando supuestamente aún buscaba un puesto en la incipiente Administración de Trump sobre una conversación que mantuvo en abril de 2016 con un profesor ruso que decía tener conexiones con el Kremlin.

Fue en ese encuentro, que tuvo lugar en Londres, donde el citado profesor prometió entregar a Papadopoulos, que por aquel entonces era asesor de política internacional de Trump, “miles de correos electrónicos” con información comprometedora sobre la candidata demócrata en las elecciones Hillary Clinton.

Con ese sujeto, Papadopoulos también abordó la celebración de un encuentro entre el entonces aspirante republicano y el presidente ruso, Vladímir Putin, algo que finalmente no se fraguó.

De acuerdo a la defensa, el condenado puso sobre la mesa la propuesta y aunque esta no fue bien recibida por muchos de los miembros del equipo de Trump, el ahora mandatario asintió con la cabeza y delegó entonces el asunto en el que ahora es su fiscal general, Jeff Sessions, a quien también pareció gustar la idea.

En las últimas fechas se había especulado en la prensa nacional sobre la posibilidad de que Papadopoulos decidiera cancelar el acuerdo con Mueller después de que la fiscalía pidiera una pena máxima que implicara un tiempo de prisión, aunque finalmente no ha sido así.

La condena llega 17 días después de que se declarase culpable al exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort, por delitos de fraude en el marco de la trama rusa; y confesara su culpabilidad en varios delitos el exabogado personal del presidente Michael Cohen, quien vinculó al mandatario con delitos de violación de normas de campaña.

Tras ser hallado culpable por un jurado en el primero de sus casos, Manafort espera la sentencia de un juez.

Papadopoulos es el segundo sentenciado que resulta de las pesquisas de la trama rusa después del abogado holandés Alex van der Zwaan, que ya cumplió un mes de cárcel y el pago de una multa de 20.000 dólares tras ser condenado en abril por mentir al FBI sobre sus contactos con la campaña electoral de Trump.

Mueller investiga desde mayo de 2017, de manera independiente al Gobierno, los posibles lazos entre miembros de la campaña de Trump y el Kremlin, al que las agencias de Inteligencia acusan de interferir en los comicios de 2016. EFE