Proceso de acopio de frijol provoca incertidumbre

La forma como se lleva a cabo el proceso para la comercialización y acopio de frijol en la entidad, provoca incertidumbre entre los productores, debido a que no se han emitido lineamientos de manera oficial, ni tampoco se han dado a conocer las acopiadoras que forman parte del mismo, señaló el dirigente de la Organización de Defensa Campesina, Gustavo Pedro Cortés.

Al referirse a la situación que prevalece en relación con el acopio de frijol en la entidad, puntualizó que a pesar de que los productores ya llevan sus cosechas a las bodegas de algunas empresas, todavía no se dan a conocer de manera oficial los nombres de las que recibieron autorización por parte de Aserca.

Esta circunstancia, añadió el dirigente campesino, provoca incertidumbre porque se desconoce cuáles empresas participan en este proceso, así como el volumen que cada una acopiará e incluso el que se prevé al término del mismo en toda la entidad, pues hasta ahorita solamente se conocen opiniones de líderes y funcionarios que participan en el mismo, sin que haya ningún comunicado oficial con respecto al esquema de comercialización  y sus distintas etapas.

Esto puede dificultar el reconocimiento de volúmenes acopiados por parte de Aserca, así como la claridad en el padrón de productores que llevan su producción a los centros de acopio, con lo cual también se puede complicar el pago de los 2 pesos por kilogramo de frijol que se anunciaron como estímulo a la producción.

“Esta situación mantiene una constante incertidumbre entre los productores de la entidad, pues además de que tuvieron pocas cosechas debido a la inestabilidad de las lluvias, ahora faltan definiciones en el proceso de comercialización y no hay quien aclare la situación”, dijo textualmente el dirigente de la agrupación, al señalar que hasta el momento no se ha recibido una confirmación de manera oficial sobre el proceso de acopio, por parte de Aserca o de Sagarpa.

Al mismo tiempo, puntualizó que a pesar de que se resalta el precio al que se comercializa el frijol en estos momentos, éste no representa un beneficio real para los productores, pues a pesar de que es elevado, el problema que enfrentan los campesinos es que hubo un rendimiento muy bajo en las tierras debido a la inestabilidad de las lluvias, e incluso hay zonas que registraron pérdida total debido a esta causa, de tal manera que el proceso de comercialización no les representa un beneficio.