Procuraduría de DDHH verifica salud de expresidente Pérez Molina en hospital

Guatemala, 9 ago (EFE).- Delegados de la Procuraduría de Derechos Humanos de Guatemala acudieron hoy al hospital privado donde está ingresado el expresidente Otto Pérez Molina, en prisión preventiva por varios casos de corrupción, para verificar su estado de salud y la atención que recibe.

La magistratura de conciencia dijo que el exmandatario, ingresado desde el pasado martes por un problema cardíaco, está “recibiendo atención adecuada y cuidados paliativos”, aunque advirtió que el Centro Médico Militar donde está recluido no cuenta con un desfibrilador externo.

Pérez Molina, en prisión preventiva desde septiembre de 2015 por varios casos de corrupción, tuvo un “problema cardíaco” el martes por la tarde que provocó que su cardiodesfibrilador efectuará cuatro descargas de las seis de las que dispone.

El exmandatario, recluido en una cárcel que funciona dentro de la Brigada Militar de Mariscal Zavala -ubicada en la periferia de la capital- recibió el martes un golpe con un balón en el pecho mientras hacía deporte y se empezó a sentir mal, por lo que requirió asistencia médica.

El ministro de Salud Pública y Asistencia Social, Carlos Soto, dijo el jueves que Pérez Molina tiene “un problema serio en el corazón”, es decir, una arritmia “maligna” y “grave” en el ventrículo que provoca que si el cardiodesfibrilador no funciona “se puede morir”.

Su diagnóstico, agregó, es una “microcardiopatía”, pero evitó entrar en valoraciones si debería o no hacer deporte en estas circunstancias, tal y como hacía cuando tuvo este problema, y dijo que eso es “bajo riesgo de cada quien”.

Pérez Molina, presidente de Guatemala entre 2012 y 2015, estuvo ingresado en el Centro Médico Militar más de dos meses debido a padecimientos cardiacos pero el pasado 31 de julio el juez que lleva sus procesos, Miguel Ángel Gálvez, ordenó su reingresó en prisión, ya que los informes señalaban que podía seguir ahí con la atención médica.

El abogado defensor César Calderón dijo este miércoles en una conversación con Efe que seguirán insistiendo con la prisión domiciliar para el expresidente y más teniendo en cuenta los últimos hechos, pero agregó que hay esperar a que se fije una audiencia.

Pérez Molina está acusado de ser uno de los cabecillas de la trama de corrupción denominada “La Línea”, una red dedicada a la defraudación aduanera desarticulada en abril del 2015 por el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Además de ese caso, está acusado en otros dos procesos más de corrupción conocidos como “Cooptación del Estado” y “TCQ”, pero ninguna de las tres causas ha llegado aún a juicio. EFE