Productora belga critica a Greenpeace por usar sin permiso a “La abeja Maya”

El País

Bruselas, 23 may (EFE).- La productora belga Studio 100, que posee los derechos de “La abeja Maya”, criticó hoy a la organización ecologista Greenpeace por utilizar sin permiso ese icono infantil para el vídeo de una campaña contra embutidos industriales promocionados por el célebre dibujo animado.

Greenpeace Bélgica difundió hoy un falso vídeo publicitario de 38 segundos sobre cigarrillos infantiles “La abeja Maya”, en el que se explica que los paquetes son pequeños para adaptarse a las manos de los niños y con una leyenda explicativa al término del clip.

“Los Cigarrillos Maya no existen. Pero Maya vende otros productos que también pueden ser perjudiciales para la salud de sus hijos”, puede leerse tras el falso anuncio.

La campaña de Greenpeace critica que la conocida abeja sirva para ayudar a vender ciertos productos de charcutería que, señala, entrañan un riesgo de enfermedades como el cáncer colorectal, dolencias cardíacas coronarias o diabetes.

La organización pide a los usuarios que reclamen a Studio 100 que sólo empleen al dibujo animado para promocionar alimentos sanos y ecológicos.

El máximo responsable de la productora, Hans Bourlon, en declaraciones a la prensa belga, señaló que la compañía había tratado el tema con la plataforma medioambientalista por correo electrónico y señaló que le parece “desproporcionado” que se compare el consumo de carne con el de cigarrillos.

Bourlon recordó que la productora utiliza en España a Maya en el marco de una campaña infantil de Greenpeace para concienciar sobre la necesidad de proteger a las abejas.

Studio 100 ha pedido que se disculpe a Greenpeace, que ha rechazado la invitación, y ha hecho saber que no emprenderá acciones legales contra los ecologistas.

No obstante, Burlon destacó que su firma no tiene por qué rendir cuentas a Greenpeace y reprochó a la organización ecologista que se enfrente a una pequeña empresa belga y no a un gigante audiovisual como Disney.

“No veo que Greenpeace intente ese tipo de cosas con Mickey Mouse porque las habrían pasado canutas”, concluyó Bourlon. EFE