Profunda consternación por la muerte del excelente cantante Juan de Dios Ortiz

 

N. de la R.: En el cuerpo de la presente nota se habla de la desaparecida banda La Charada de Pablo Cisneros. Cesar Medina, uno de nuestros lectores, asegura que el grupo todavía existe, que hay un conjunto que dirige Mónica, hija del señor Cisneros, bajo ese nombre, La Charada.  Sin ánimo de controversia aceptamos sin conceder, pero hace cincuenta años no hemos sabido más de La Charada, y no estaría de menos que nos compartieran los teléfonos para contrataciones.

 

Profunda consternación ha despertado la muerte del excelente cantante duranguense Juan de Dios Ortíz Zamora, de 63 años de edad, que falleció esta noche de forma por demás inesperada.

SONRISA eterna la que distinguió a Juan de Dios. Descanse en Paz…¡¡¡

Juan de Dios, bien llamado “La Voz de Terciopelo”, era dueño de una de las voces más atractivas de Durango de todos los tiempos y por lo que se distinguió a lo largo de su carrera artística.

Integró parte importante de los grupos Trébol, ya desaparecido que dio pauta para la integración del excelente conjunto Crisol. Siempre fue la voz estelar de ambos conjuntos, y sus compañeros como José Luis Cisneros, El Consentido Genaro, Raúl Rueda y Ernesto Resendiz, lo recuerdan desde que empezó en el también desaparecido grupo La Charada de Pablo Cisneros.

JUAN DE DIOS (atrás a la izquierda) con sus compañeros de siempre.

Los restos mortales de Juan de Dios serán velados desde esta madrugada, a partir de las 3:00 horas, en una de las salas de Funerales Hernández Analco, donde ya se reciben las condolencias respectivas para la familia, para todos los que le sobreviven.

Hasta el cierre de la presente no ha definido la familia la hora de las honras de cuerpo presente, de donde partirá el cortejo fúnebre para su cremación.

Es de señalar que en redes sociales se han volcado en lamentos miles de admiradores de Juan de Dios, quienes no dan crédito a la terrible noticia, puesto que “La Voz de Terciopelo” todavía tenía muchos proyectos para llevar adelante con su extraordinario canto.