Programa educativo reduce el desperdicio de alimentos en escuelas europeas

Mexican Times

Roma, 20 sep (EFE).- Un programa educativo llevado a cabo durante dos años ha contribuido a reducir en un 15 % los desperdicios de alimentos en 18 escuelas de Italia, Francia, Bélgica y el Reino Unido, informaron hoy en Roma sus impulsores.

Thomas Candeal, representante de la Coalición internacional contra el desperdicio de alimentos, presentó en un acto los resultados de un proyecto piloto dirigido a difundir unos materiales educativos preparados junto a la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Entre 2015 y 2017 se puso en marcha un programa educativo para unos 5.000 niños repartidos en 18 escuelas de los citados países europeos, al final del cual se consiguió reducir los desperdicios en un 15 % de media.

Ese último año se ahorraron 7,7 toneladas de comida en los colegios, equivalentes a más de 15.000 raciones y unos 50.000 euros, entre otros motivos por el entrenamiento que recibieron los menores y el personal de las cocinas y los comedores de los distintos centros, según Candeal.

“Si queremos lograr el mayor impacto, necesitamos integrar a toda la cadena alimentaria”, aseguró el representante de la coalición, que integra a organizaciones no gubernamentales y empresas como Sodexo, encargada de la alimentación en numerosas escuelas.

Candeal llamó a difundir los materiales educativos en colaboración con la sociedad civil y el sector privado, de forma que los estudiantes aprendan que “la comida tiene un valor” y cambien su comportamiento para no tirarla a la basura.

Los manuales, adaptados a las distintas edades, contienen una serie de mensajes, incluida la responsabilidad que cada persona tiene frente al hambre, el cambio climático o la deforestación.

“Es necesario que los niños y adolescentes entiendan las razones y consecuencias del desperdicio de alimentos, reconozcan su papel como ciudadanos globales y se vean actores de cambio” no solo en la escuela, sino también en sus hogares y comunidades, declaró la experta de la FAO Rosa Rolle.

Además de aportar conocimientos, el programa busca dar soluciones concretas con juegos, discusiones y otros ejercicios, como elaborar recetas con las sobras, aprender a colocar y conservar mejor los alimentos en el frigorífico, reducir el tamaño de las raciones o comprar solo lo necesario.

Cada año se tiran a la basura 88 millones de toneladas de alimentos en la Unión Europea, un problema que se da sobre todo en los países desarrollados por el modelo de consumo, mientras que los países pobres afrontan importantes pérdidas durante el proceso de producción.

La FAO calcula que un tercio de los alimentos que se producen, alrededor de 1.300 millones de toneladas, se pierde o se desperdicia anualmente en todo el mundo. EFE