Propone diputado modificar elaboración de padrones para programas sociales

padrones-de-menores-afectados-por-el-frioEs necesario que se modifiquen tanto la operación de la política social, como la constitución y manejo del padrón de beneficiarios de los programas de desarrollo, de tal manera que se puedan evitar errores en la focalización de los apoyos e incluso, su uso con fines político-electorales, señaló el diputado Felipe de Jesús Enríquez, al referirse a la iniciativa de reformas que sobre este tema envió al Congreso del Estado.

Durante una segunda sesión ordinaria en la legislatura local, el diputado planteó la necesidad de revisar las políticas sociales de combate a la pobreza, ante los pocos resultados que se han alcanzado con las estrategias aplicadas hasta el momento, para luego señalar que existe un debate sobre las estrategias que se han seguido a través de programas como Prospera, que son focalizadas pues buscan ubicar a las personas en extrema pobreza para ayudarlas por medio de programas que tienen una eficacia cuestionable.

Debido a esta característica, agregó el legislador, se ha disminuido muy poco la cantidad de mexicanos en extrema pobreza, mientras que se ha incrementado la cantidad de quienes viven en pobreza moderada y que reciben muy poca atención por parte de los programas de carácter social.

Ante esta situación, se buscan opciones para mejorar la focalización que se tiene actualmente, a través de mejorar la elaboración y manejo del padrón de beneficiarios, además de publicitar más los programas, además de aplicar acciones para evitar sesgos y desvíos que hacen que los recursos destinados al combate a la pobreza no lleguen a quien más los necesitan.

En este aspecto, es necesario poner más atención en el buen manejo de los recursos públicos asignados, con el mejor padrón de beneficiarios posible como eje central para lograr este objetivo.

Para ello, es necesario lograr que los gobiernos estatal y municipales tengan una mejor coordinación con el gobierno federal, además de contar con mecanismos de evaluación a los programas de carácter social y cuidar que el padrón de beneficiarios contribuya a una distribución más eficaz de los recursos públicos a quienes más lo necesitan, al tiempo que se impiden desvíos e incluso el uso político electoral de los mismos.