Inicio > Noticias > Nacional > Protestan por crimen de activista y consulta sobre termoeléctrica en México

Protestan por crimen de activista y consulta sobre termoeléctrica en México

Juan Manuel Ramírez G.

México, 22 feb (EFE).- En protesta por el asesinato del líder social y defensor del medioambiente Samir Flores y para exigir la cancelación de una consulta sobre la construcción de una termoeléctrica en la comunidad de Huexca, estado de Morelos, cientos de personas llevaron a cabo diferentes marchas en el centro de México.

“¡No a la termoeléctrica!”, “¡Justicia para Samir!” y “¡Cancelen la consulta!” fueron las consignas que abanderaron las diferentes movilizaciones.

Las primeras manifestaciones ocurrieron de Huexca a la ciudad de Cuautla y de la zona de El Calvario al Zócalo de Cuernavaca, capital de Morelos, estado vecino de la Ciudad de México.

La marcha en la capital mexicana transcurrió del Ángel de la Independencia al Zócalo, donde horas antes se desarrolló una protesta frente al Palacio Nacional.

En los recorridos, los manifestantes exigieron justicia y el esclarecimiento de la muerte de Flores, un firme opositor a la termoeléctrica y quien fue asesinado el miércoles mediante dos disparos en la cabeza en su domicilio en el poblado de Amilcingo, Morelos.

Además rechazaron el Proyecto Integral Morelos que integran la central termoeléctrica de la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), un acueducto y un gasoducto que la alimentan en Huexca.

Estas instalaciones ya están avanzadas pero paralizadas por quejas de habitantes de la región, y para destrabar el tema el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció una consulta ciudadana los días 23 y 24 de febrero para evaluar el futuro de la obra de más de 1.000 millones de dólares.

“No sabemos si vamos a hacer presencia en las casillas para contabilizar los votos o la vamos a ignorar para no legitimar con nuestra presencia la consulta”, dijo a Efe la integrante de la Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos, Mónica Romero.

En tanto, Teresa Casiano, integrante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua, llamó a las comunidades a no votar.

“No vamos a votar; así lo decidimos porque al haber sangre ya no podemos participar”, dijo a Efe Casiano en referencia al asesinato de su compañero Samir Flores.

“No vamos a ser cómplices de lo que quieren hacer”, añadió la activista.

En tanto, otro integrante del Frente, Jorge Velázquez, leyó un comunicado en que invitó a los ciudadanos de las comunidades que estos sábado y domingo “de manera civil y pacífica y de acuerdo a los modos creativos y decididos de cada quien, boicoteen esta imposición disfrazada de consulta o, en su caso, si de deciden votar, vote NO a la termoeléctrica”.

Hace dos días, López Obrador dijo que la consulta tiene que continuar “porque es un proceso que ya se acordó en una asamblea, ya se informó”.

“La gente tiene todos los elementos y no podríamos detenerla porque no sabemos con qué intención se cometió el crimen”, añadió.

Aseguró que se investigará el asesinato y no descartó la posibilidad de que este suceso buscara entorpecer la realización de la consulta.

El jueves, especialistas en un foro en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) señalaron que la central con su acueducto y gasoducto que cruzan los estados de Puebla, Tlaxcala y Morelos, afectaría a 26 pueblos de los tres estados.

Señalaron que el Proyecto Integral Morelos, que comenzó a ser construido en el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) y que ahora pretende ser puesto en operación, implica contaminación hídrica, atmosférica y del suelo en una zona eminentemente agrícola.

Este viernes, el Gobierno mexicano informó que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) solicitó el apoyo del Programa Hidrológico Internacional (PHI) de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El objetivo, dijo, es desarrollar un trabajo de análisis técnico y científico con respecto a potenciales efectos en la cantidad y calidad del agua de la termoeléctrica de Huexca.

Las instalaciones están paralizadas por protestas de los habitantes contra la construcción tanto de la termoeléctrica como del gasoducto, pero ha sido el acueducto el que más problemas sociales ha generado. EFE