Protestan por el uso de la Ópera de Sidney para publicitar una carrera hípica

Eldiario.es

Sídney (Australia), 10 oct (EFE).- Más de un millar de personas se concentraron alrededor de la casa de la Ópera de Sídney, en Australia, para protestar contra el uso de ese edificio para una controvertida campaña publicitaria de una carrera hípica, informaron hoy medios australianos.

La idea original de Racing NSW, el organismo hípico del estado de Nueva Gales del Sur, era proyectar anoche, en directo sobre el edificio, imágenes del sorteo de las casillas, los colores de los jinetes y el logotipo de la copa Everest, pero tuvo que desistir por razones de seguridad.

Los manifestantes utilizaron teléfonos móviles y linternas para perturbar la proyección del anuncio sobre la estructura del emblemático edificio declarado Patrimonio de la Humanidad mientras coreaban lemas como “las velas no están a la venta”, en referencia a la forma del edificio, semejante a las velas de un barco.

Los concentrados abuchearon y soltaron globos de helio cuando la promoción de la millonaria copa Everest, que se disputa este fin de semana en Sídeny, comenzó a proyectar sobre la fachada el sorteo de los números de los caballos.

Uno de los manifestantes, Joshua Richardson, de 19 años, dijo a la cadena ABC que la utilización del emblemático edificio con fines publicitarios fue “una vergüenza nacional” y consideró completamente equivocado el uso dado a la Casa de la Ópera.

La campaña publicitaria se hizo después de que la jefa del gobierno estatal, Gladys Berejiklian, diera su autorización pese a la oposición de la directora ejecutiva de la ópera, Louise Herron.

El Consejo de Patrimonio de Nueva Gales del Sur mostró su “extrema decepción” por la decisión de Berejiklian, que fue respaldada por el primer ministro, Scott Morrison.

La Casa de la Ópera ha sido utilizada anteriormente para la proyección de imágenes en apoyo de los equipos nacionales de rugby o cricket, y es una pieza central del Festival de Luces, Música e Ideas Vivid, que según sus defensores, reflejan los valores culturales o deportivos del país. EFE