Putin denuncia que la “agresión” a Siria ayuda a los terroristas

EFE

Moscú, 14 abr (EFE).- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, denunció hoy que la “agresión” a Siria por parte de Estados Unidos y sus aliados ayuda a los terroristas que actúan en el país árabe y advirtió de que el ataque con misiles contra objetivos del Gobierno sirio amenaza el sistema de relaciones internacionales.

“Con sus acciones, Estados Unidos empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria, lleva el sufrimiento a la población civil, y de hecho, consiente a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio”, dijo Putin en un comunicado difundido por el Kremlin.

El líder ruso calificó de “acto de agresión contra un Estado soberano” el ataque lanzado esta madrugada por EEUU, Reino Unido y Francia contra instalaciones militares y civiles del régimen de Bachar al Asad, en represalia por el supuesto uso de armas químicas en la ciudad siria de Duma, en las afueras de Damasco.

“Esta escalada en torno a Siria tiene un efecto destructivo sobre todo el sistema de las relaciones internacionales. El tiempo lo pondrá todo en su sitio, como ya ha responsabilizado a Washington por su sangriento ajuste de cuentas a Yugoslavia, Irak y Libia”, subrayó.

También acusó a los países responsables del ataque de “usar como pretexto una puesta en escena del uso de agentes tóxicos contra la población civil”, sin esperar siquiera al informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que investiga el supuesto incidente.

“Ni un sólo vecino de la zona ha confirmado el ataque químico” denunciado por la ONG Cascos Blancos, afirmó el presidente de Rusia, que ya ha desplegado a su policía militar y a sus expertos en Duma, recuperada esta semana por las fuerzas de Asad.

El Ministerio de Exteriores ruso ha ido más lejos al acusar a EEUU de tomar partido por los terroristas del Estado Islámico, a los que ven como una fuerza de combate útil para derrocar al régimen de Damasco.

“Parece quedar del todo claro que aquellos en Occidente que se ocultan bajo la retórica humanitaria y justifican su presencia militar en Siria con la lucha contra los yihadistas, en realidad están de su lado y llevan al país a la partición”, denuncia la declaración oficial de la cancillería rusa.

EEUU y sus aliados, agrega el documento, “quieren dar un respiro a los radicales y extremistas, permitirles reponer sus filas y alargar el derramamiento de sangre para entorpecer el arreglo político”.

Occidente ha rechazado una y otra vez todos los intentos de Moscú de normalizar la situación en Siria, de negociar con la oposición que ya ha depuesto las armas, dijo a los periodistas la portavoz de Exteriores, María Zajárova.

“¿Por qué? Está claro. Porque una nueva Siria nunca formó parte de sus planes. El plan inicial es que Asad debe irse. El plan es cambiar totalmente Siria y reconstruirla de acuerdo a sus intereses”, señaló la diplomática.

En la sesión urgente del Consejo de Seguridad de esta tarde, convocada por Rusia, la delegación de Moscú tiene intención de “presentar pruebas, no sólo palabras, de que las acciones de EEUU y de los países que se han sumado a este terrible acto son ilegales, agregó.

Rusia exigirá a sus socios “poner inmediatamente fin a la línea extremadamente peligrosa adoptada por los líderes de Occidente para destrozar todos los acuerdos sobre las vías para el arreglo sirio”, pero no tiene esperanza de ser escuchada.

“Esta noche hemos visto cómo, delante de nuestros propios ojos, se tacha el derecho internacional y cualquier respeto a instituciones internacionales como la ONU y su Consejo de Seguridad. Esto cuestiona (la posibilidad) de unas relaciones civilizadas entre los Estados”, lamentó Zajárova.

Lo más grave, según la diplomática, es que los culpables de esto “son países que han regalado al mundo la democracia, y que explotan de forma muy activa el ámbito de los derechos humanos”.

Estados Unidos, Reino Unido y Francia lanzaron esta madrugada más de cien misiles contra varias instalaciones gubernamentales sirias.

Según Rusia, entre los objetivos del ataque estaban un centro de investigación científica en Damasco, un cuartel de la Guardia Republicana, una base de defensa antiaérea, varios aeropuertos militares y almacenes con armas.

Mientras, el Pentágono informó de tres ataques lanzados por EEUU, Reino Unido y Francia contra instalaciones utilizadas, según el Pentágono, para la producción y almacenaje de armas químicas. EFE