Ramírez dice que detrás de negativa de Blanco a Mando Único está el narco

GracoRamírezMéxico, 4 ene (EFEMEX).- Detrás de la decisión del exfutbolista mexicano Cuauhtémoc Blanco de negarse a acatar el Mando Único policial estatal en el municipio del que es alcalde, Cuernavaca, está el narcotráfico, denunció hoy el gobernador del estado mexicano de Morelos, Graco Ramírez.

Ramírez decretó el domingo la entrada en vigor del Mando Único policial en 15 municipios que se resistían a ese esquema, un día después del asesinato de la alcaldesa de Temixco, Gisela Mota, a manos de unos sicarios.

En una entrevista con Radio Fórmula, el gobernador indicó que el atentado contra Mota “es un golpe directo” contra quienes han decidido luchar contra el crimen organizado y sus ramificaciones en la sociedad.

Definió a Mota como una mujer “limpia, valiente y entrañable”, y consideró que su muerte se debió en parte a que “se descuidó” al no aceptar más seguridad personal porque quería distanciarse de su antecesor.

Entre los municipios que se niegan a aceptar la sustitución de la policía local por un Mando Único estatal está Cuernavaca, que preside Blanco, al que Ramírez acusó de haber tenido un “muy grosero” cuando conversaron recientemente sobre la cuestión.

“Es una persona irascible, sin ninguna experiencia política, ofensiva”, lo definió.

Ramírez en la reunión con Blanco, cuya fecha no reveló, el exjugador le espetó: “Yo les voy a romper la madre, yo tengo el apoyo del pueblo, voy a ir con el presidente a denunciarlo, no me dejan gobernar”.

Aunque el Gobierno del estado de Morelos ha incrementado la seguridad de todos los alcaldes, el gobernador indicó que Blanco “está tranquilo” porque sabe que no va a haber “ningún acto” en su contra debido a que el crimen organizado “está simpatizando con esta decisión, está detrás de esta decisión”.

Según el gobernador, “en las últimas semanas” han aumentado las amenazas contra los alcaldes que apoyan el Mando Único de parte de los grupos criminales Los Rojos y Guerreros Unidos, que se disputan la zona y “están decididos a aprovechar esta coyuntura política y volver a tomar, como ocurría antes, el control de las policías”.

Recordó que a Morelos le tomó “casi dos años” recuperar el dominio de sus cuerpos policiales, que estaban “mal pagados, sin entrenamiento”, y “al servicio de la delincuencia”.

Mota, de 33 años, fue asesinada por un grupo de desconocidos frente a su domicilio, de donde al parecer la sacaron junto con unos familiares para matarla a balazos.

En la operación policial para dar con sus asesinos resultaron muertos a tiros dos criminales y fueron detenidos un menor de edad, un joven de 18 años y una mujer de 32. EFEMEX