Ratifican la horca contra el presidente de los islamistas en Bangladesh

0,,18962626_303,00Dacca, 7 ene (EFE).- El Tribunal Supremo de Bangladesh ratificó hoy la pena de muerte contra el presidente de la principal formación islamista por su implicación en crímenes contra la humanidad cometidos durante la guerra de independencia de 1971, informaron medios locales.

La corte absolvió de dos cargos a Motiur Rahman Nizami, jefe del ilegalizado Jamaat-e-Islami (JI), pero mantuvo otros cinco, incluidos tres que conllevan el máximo castigo de la horca como el asesinato y violación de medio millar de personas y matanza de intelectuales, conforme a extractos del fallo recogidos por el diario Daily Star y el portal digital Bdnews24.

Según el tribunal, Nizami cometió esos crímenes al frente de una milicia de apoyo al Ejército de Pakistán, del que Bangladesh era entonces la región oriental.

Poco después del dictamen, JI llamó a observar una huelga mañana a modo de protesta, una medida habitual pero que en los últimos meses ha perdido el seguimiento que tuvo en 2013, cuando se fallaron las primeras sentencias de peso contra la formación islamista.

El septuagenario Nizami ocupó carteras de Agricultura y de Industria entre 2001 y 2006 en un gobierno liderado por el Partido Nacionalista (BNP), actualmente en la oposición, y había sido condenado a muerte por un tribunal especial de crímenes de guerra a finales de 2014.

La defensa del presidente de los islamistas dispone ahora como últimos recursos pedir una revisión de la sentencia del Supremo y, eventualmente, solicitar clemencia al presidente del país, algo que se probó fútil con los dos últimos reos ajusticiados por crímenes contra la humanidad el pasado noviembre.

Estos juicios son una promesa electoral con la que regresó al poder hace siete años la actual primera ministra, Sheikh Hasina, hija de la figura central de la guerra de independencia, en la que Jamaat-e-Islami se alineó con el régimen de Pakistán.

Aquel conflicto, en el que Pakistán recibió la puntilla del Ejército indio, duró nueve meses, durante los que hasta tres millones de personas murieron y cientos de miles de mujeres fueron violadas, según estimaciones oficiosas que algunos historiadores rebajan.

Más de veinte personas han sido ya condenadas en diferentes instancias en este proceso de revisión de la memoria histórica, que tiene a JI como principal afectado.

Tres destacados miembros de su cúpula han muerto ya en la horca y un cuarto ejecutado fue un líder del BNP, con el que la formación islamista se ha aliado tradicionalmente para formar gobierno en Bangladesh.

La última ejecución de reos ha abierto una crisis diplomática entre Bangladesh y Pakistán, después de que Islamabad, que en el último año ha ejecutado una media de en torno a una persona al día, lamentase esta medida y criticase el proceso judicial, algo que Dacca interpretó como complicidad con los condenados. EFE