Rebeldes de Darfur viajarán mañana a Doha para fijar fecha para consultas paz

Jartum, 10 nov (EFE).- Los principales movimientos armados de la conflictiva región de Darfur, en el oeste de Sudán, viajarán mañana a Doha para fijar una fecha para el inicio de unas consultas de paz con el Gobierno sudanés, que se celebrarían en Catar, indicó a Efe un responsable insurgente.

Una delegación conjunta del Movimiento rebelde de Liberación de Sudán (MLS) y el Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI), encabezada por Mona Manawi, se reunirán en Doha con responsables cataríes, principal mediador en el conflicto, para establecer un periodo de tiempo en el que celebrar unas consultas de paz, dijo a Efe un responsable del MLS, que pidió el anonimato.

La guerra en Darfur estalló en 2003 cuando los citados grupos insurgentes, los principales en la región, se levantaron en armas en protesta por la pobreza y la marginación que sufrían los habitantes de esta zona.

En 2011 sellaron en Doha un acuerdo de paz con el Gobierno sudanés y el auspicio de la ONU, aunque ambos movimientos finalmente lo rechazaron.

El año pasado, se reunieron en la capital francesa para abordar el proceso de paz en Darfur y dieron su conformidad para comenzar unas nuevas consultas de paz, que hasta este momento no se han dado.

Los movimientos insurgentes anunciaron hoy una prórroga de tres meses del cese de las hostilidades unilateral, que está vigente en esta zona y que se extenderá hasta el 8 de febrero de 2019.

En un comunicado conjunto, anunciaron un alto el fuego de forma inmediata por “motivos humanitarios”, ya que tiene como objetivo “proteger a los civiles, (facilitar) la llegada de la ayuda humanitaria sin obstáculos a los habitantes afectados de la guerra y crear una atmósfera adecuada para las conversaciones de paz” con el Gobierno de Jartum.

Según la nota, el cese de hostilidades se aplicará en todas las zonas de conflicto en la región de Darfur.

El pasado mes de mayo, el MJI y el MLS habían anunciado un alto el fuego unilateral en Darfur, donde también el Gobierno ha ido extendiendo la vigencia del cese de hostilidades anunciado por su parte.

El pasado 12 de julio, el presidente sudanés, Omar al Bashir, emitió un decreto mediante el cual prolongó el alto el fuego en los estados conflictos de Darfur, Kordofán del Sur y Nilo Azul hasta final de 2018.

El conflicto ha causado desde 2003 más de 300.000 muertos y han forzado a 2,7 millones de personas a abandonar sus comunidades de origen, según la ONU. EFE